13 consejos para mejorar tu salud intestinal

¿Alguna vez has pensado si tus heces son
saludables?
 
Muy bien…Después de sonrojarnos un
poco  a causa de la pregunta, me
atrevería a decir que la mayoría de nosotros estamos intrigados. El número de veces que vayamos al baño y
la apariencia de nuestras heces son buenos indicadores de nuestra salud
general.
Normalmente, no somos conscientes de la cantidad de veces al
día que comemos pan blanco, pan multi-cereales (las semillas son añadidas directamente
a la masa y por lo tanto, no son eficaces) y otros muchos productos elaborados
con harinas blancas y refinadas.
Con nuestro estilo de vida ajetreado,
nos olvidamos de comer frutas y verduras, beber agua o hacer ejercicio y
después, nos preguntamos por qué nos sentimos hinchados y vamos al baño una vez
cada x días.
Desgraciadamente, si ignoramos nuestra
salud intestinal durante un largo periodo de tiempo, nuestro cuerpo, incluyendo
nuestra función cerebral se verá afectado.
¿Qué señales nos indican que nuestras
heces son saludables?
Ahora que hemos empezado con el tema –
vas a observar tus heces 2 veces – Sí, vas a tener que fijarte en la forma y en
el color.
Heces
saludables
:
·     Nos
avisa cuando debemos ir al baño.
·     Se
expulsan sin problemas.
·     La
apariencia debería ser similar a la de un plátano marrón o con forma de S.
·     Debe
estar hidratada. Cuando las heces tienen forma redondeada y de poco tamaño
indican que han estado en el colon demasiado tiempo.
Qué
indicadores  son negativos
?
·     
      No
tener nunca ganas de ir al baño.
·     Si
duele.
·     Cuando
nos lleva mucho tiempo.
·     Si
siempre rápido y deshecho.
·     Parecen
pequeñas bolas.
·     Hay
sangre o mucosidad.
13 consejos para tener un mejor tránsito
intestinal.
  •  Si
    sois padres, sería recomendable hablar de vuestros hábitos a la hora de ir al
    baño y de vuestra salud intestinal como parte de las conversaciones familiares
    habituales.
  • Consideraríamos
    una salud intestinal óptima 2 o 3 evacuaciones diarias. Es más, muchos niños
    van al baño después de cada comida 
  • Beber
    mucha agua. Sería recomendable 30 ml. Por cada Kilo. Por ejemplo:
– Si
vuestro hijo pesa 40 Kgs. X 30 mls, debería beber por lo menos 1,2 litros de
agua.
– O
una persona de 80 Kg X 30 mls, debería beber 2,40 litros diarios.
  • Reduce
    el café (reseca los intestinos), azúcares refinados, antibióticos (intenta
    evitarlos, ya que mata las bacterias buenas) y comida procesada – Intenta
    reducir la comida basura.
  • Come  mucha fruta y verdura. Intenta comer 5-10
    piezas o porciones al día. Se considera pieza o porción, una cantidad del tamaño
    de nuestra mano, como por ejemplo, una manzana o una zanahoria.
  • Acuérdate
    de masticar y no únicamente, tragar. Sé consciente del acto que estás haciendo.
  • Intenta
    escoger alimentos que se parezcan a lo que la naturaleza les ha hecho parecer.
    En otras palabras, consume comida que parezca similar a cuando la recogieron de
    los campos de cultivo. ¡¡Recuerda que no hay plantas de pan blanco!!
  • Come
    productos integrales. Preferiblemente Kamut, espelta y quínoa. Los productos
    sin gluten ayudan a expulsar la grasa y el colesterol fuera de nuestro
    organismo. No confundáis los productos de trigo entero con los productos de
    grano entero.
  • Realiza
    ejercicio aeróbico 5 días a la semana. Cuando estamos estancados, nuestros
    intestinos están estancados.
  • Des
    estrésate y tómate la vida con más calma. Cuando estamos estresados no fluimos
    con la vida. Des estresarse y dejarse llevar, afloja los intestinos.
  • Comprueba
    tu hora para ir al baño. Cuando tu sistema digestivo trabaja correctamente, tus
    intestinos tardan entre de 12 y 24 horas para expulsar los deshechos.
  • Para
    averiguarlo, simplemente come una porción de cualquier alimento de color
    llamativo como la remolacha. Acuérdate de la hora en la que la has comido y
    comprueba cuánto tardan en aparecer las heces de color rojo oscuro.
  • Otros
    alimentos alternativos que podríamos utilizar serían el maíz y los granos de
    sésamo. Irónicamente, el maíz es un grano, no una verdura y es extremadamente
    duro para el organismo poder digerirlo y asimilarlo. Como el maíz pasa a través
    de nuestro tubo digestivo prácticamente, sin digerir, es particularmente útil
    para este tipo de test.
7 razones por las que puede que
fallemos…
No podemos ir al baño cuando:
  • No
    hemos bebido suficiente agua.
  • No
    hemos ingerido la cantidad de fibra necesaria (frutas y verduras)
  • Nuestra
    columna vertebral no está alineada. Las subluxaciones vertebrales afectan a los
    mensajes nerviosos que van desde el cerebro a los intestinos y viceversa. La
    quiropráctica restablece el orden de nuestro cuerpo a través del sistema
    nervioso.
  • Combinamos
    de forma errónea la comida que ingerimos.
  • No
    hemos realizado suficiente ejercicio.
  • Estamos
    tensos emocionalmente.
  • Nos
    mantenemos demasiado ocupados haciendo muchas actividades a la vez y no tomamos
    conciencia de nuestro cuerpo.
Aunque hablar de heces sigue siendo un
tema tabú, tiene sentido que comprobemos con nosotros mismos como funcionan
nuestros intestinos, ya que ellos reflejan los factores de estrés de nuestras
vidas. Si tenemos hijos sería recomendable incluir en las conversaciones familiares
el tema de la salud intestinal.
Evidentemente, no sólo estamos
refiriéndonos a nuestros hábitos para ir al baño. Estamos haciendo hincapié en
que la falta de salud afecta a muchos aspectos de nuestra vida. Cuando nuestros
intestinos trabajan correctamente, ellos son los encargados de extraer las
vitaminas y los minerales que necesitamos para funcionar y de eliminar las
toxinas que vamos recogiendo de nuestra forma de vida moderna.
Una buena salud intestinal nos da
energía y vitalidad y nos permite luchar contra infecciones y enfermedades.
Intestinos sanos crean cuerpos sanos.
Cuando
nuestro cuerpo funciona correctamente, también lo hace nuestra mente y somos
capaces de integrarnos y conectarnos mejor con el mundo que nos rodea.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *