Tratamiento a los dolores de cabeza

El tratamiento más común para los dolores de cabeza, incluyendo las migrañas, es generalmente el uso de analgésicos u otros medicamentos. Los pacientes gastan cientos de millones cada año en remedios para el dolor de cabeza. La aspirina y los sustitutos de la aspirina son los remedios más frecuentes considerados suaves. Otros compuestos más potentes como la codeína, el tartrato de ergotamina, el sulfato de fenelcina, y el maleato de metisérgido, se recetan para combatir dolores más intensos. No obstante, el empleo de narcóticos siempre aumenta el riesgo de crear dependencia o adicción, además de cambiar la química del cuerpo y crear un desequilibrio interno.

LA SOLUCIÓN DEL QUIROPRÁCTICO

Pese a lo que pudiera parecer, un dolor de cabeza no es un dolor del cerebro. El cerebro, así como la mayoría de las membranas y la masa ósea que lo rodea, no están capacitados para sentir dolor. La culpa es, por así decirlo, de la estructura sensible de la cabeza. Es decir, las arterias del cerebro y del cráneo, las venas, y la duramadre, tejido que cubre el cerebro, así como ciertos nervios llamados nervios craneales. Por lo general, si éstos se infectan, se fuerzan, se inflaman, o se someten a una tensión excesiva, el resultado es un molesto dolor de cabeza.

El quiropráctico trabaja sobre el sistema nervioso. Si, como es el caso en gran número de cefaleas/migrañas, las cervicales superiores estan fuera de su sitio y/o bloqueadas, los nervios craneales pueden inflamarse y causar síntomas. Mediante ajustes vertebrales, restablece la posición normal de las vertebras y el flujo normal de información del cerebro al resto del cuerpo.

INVESTIGACIONES

“Los efectos de la manipulación (mediante la técnica Toggle Recoil) para los dolores de cabeza con mal funcionamiento de las cervicales superiores: un estudio piloto.”

Se seleccionaron 26 pacientes para diseñar una serie de análisis continuados (6 semanas): 16 mujeres con una media de edad de 42,1 y 10 hombres de 52,1 años. Todos tenían dolores de cabeza crónica (más de 3 meses) con mal funcionamiento de las articulaciones cervicales superiores (C1 y C2). Todos recibieron 4 ajustes cervicales con la técnica Toggle Recoil durante un periodo de 2 semanas.

Los resultados se midieron según la historia de dolor de cabeza estandarizado, cuestionarios diarios sobre la duración de la prueba, midiendo frecuencia e intensidad del dolor de cabeza, placas sencillas con radiografías cervicales y manipulación dinámica. Los resultados muestran consecuencias estadísticamente significativas que indican cambios en la frecuencia, duración e intensidad de los dolores de cabeza, en todos los pacientes excepto en dos casos. La duración total de los dolores de cabeza descendió de 110 horas antes del tratamiento a 25 horas después del tratamiento, una disminución del 77%. La marca general para la intensidad cayó de 55 a 22 –un 60% de mejoría en el dolor sentido. La frecuencia de los dolores de cabeza durante un periodo de 2 semanas cayó de 18 a 7, una mejoría del 62%.
Fuente: Whittingham W., Ellis W.B., Molyneux T.

El dolor de cabeza

El Dolor de cabeza es el padecimiento más común que aqueja a la humanidad. Tarde o temprano
todo el mundo es víctima de un dolor de cabeza. Pero para un 20 por ciento de la población el dolor de cabeza es más que una molestia ocasional. Muchos de los dolores de cabeza son crónicos y frecuentes.

Son muchas las posibles causas del dolor de cabeza: la inhalación del humo de químicos nocivos, la luz intensa, problemas de la vista y del oído, sinusitis, hipertensión arterial, problemas dentales, fiebre elevada, diversos tipos de infecciones, tumores cerebrales, ataques epilépticos, malestares causados por los efectos secundarios de algunas medicinas -ya sea bajo supervisión médica o auto-recetadas-, el consumo de las llamadas «drogas sociales», o bien dolores «post-traumáticos» en pacientes que han sufrido algún accidente. En fin, son tantas las posibles causas a las que se atribuyen los dolores de cabeza que quienes los padecen pueden literalmente quebrarse la cabeza tratando de averiguar su origen. Pero existen dos tipos de dolores de cabeza bastante comunes; de ellos nos ocuparemos con más detalle a continuación.

1. Los dolores de cabeza por tensión muscular son los más comunes. Este tipo de dolor de cabeza produce un dolor constante, de suave a moderado, sin punzadas, en ambos lados de la cabeza y va acompañado de contracturas en la parte superior del hombro y en el cuello. La causa a menudo se debe a una irritación de los nervios espinales que transportan señales nerviosas a estos músculos.

2. La migraña afecta aproximadamente al 15% de la población adulta. Las mujeres se ven afectadas dos o tres veces más a menudo que los hombres. Con frecuencia se trata de un dolor unilateral y con punzadas seguido de náuseas y a veces vómitos. Algunas personas experimentan un aura (síntoma en el que se ven una especie de luces brillantes) antes del dolor de cabeza. El dolor está causado por la dilatación de los vasos sanguíneos cerebrales.

Las alergias II

La filosofía quiropráctica es la siguiente: desde su nacimiento en 1895, la Quiropráctica proclama que la causa de cualquier enfermedad o malestar está DENTRO del cuerpo, que viene de un desequilibrio interno, de una disfunción de unos órganos o sistemas, lo que lleva a una mala adaptación a los factores externos. Entonces, ¡la curación debe ir de DENTRO hacia FUERA!!

Si restablecemos el equilibrio interno, el cuerpo vuelve a tener 100% de sus poderes de adaptación y puede curarse a sí mismo. En el caso de las alergias, una vez más la medicina tradicional aconsejará permanecer lo más alejado posible de los alérgenos. Cuando eso no es posible, prescribirá varios medicamentos, como los antihistamínicos, corticoides, o cromoglicatos, que van a actuar sobre los receptores H1 impidiendo los efectos de la histamina, aliviando, de esta manera, los síntomas principales de la alergia, como los estornudos, la conjuntivitis, el goteo nasal, etc. Según el pensamiento quiropráctico, se tiene que actuar sobre el sistema nervioso, el jefe, el sistema que controla y coordina todas las funciones del cuerpo. Una interferencia a nivel del sistema nervioso, o subluxación, afecta al sistema inmunológico, lo que resultará en una pérdida de las capacidades del cuerpo para luchar contra los alérgenos. Los ajustes quiroprácticos eliminan las subluxaciones, restableciendo el equilibrio interno, de manera que el cuerpo puede curarse a sí mismo. Con la Quiropráctica, la curación va de DENTRO HACIA FUERA.

Remisión y Alivio a largo plazo de los síntomas en pacientes con Alergias y Enfermedad de Cronh, después de ajustes vertebrales para la reducción de Subluxaciones Vertebrales.

Métodos: Se distribuyeron 41 pacientes con síntomas de alergias y enfermedad de Cronh en 2 grupos: el primer grupo o grupo experimental constó de 17 pacientes, y el segundo dicho grupo de control de 34 pacientes. Todos los pacientes siguieron con sus medicamentos durante el periodo del estudio. El grupo experimental recibió ajustes vertebrales regulares para reducir las subluxaciones y restablecer el equilibrio interno del cuerpo. El segundo grupo no recibió ningún cuidado quiropráctico.

Resultados: De los 17 pacientes que recibieron ajustes quiroprácticos, 12 mostraron una remisión a largo plazo y estable de sus síntomas, y de éstos 9 experimentaron un claro alivio. Hemos notado que las subluxaciones son una característica común en pacientes con alergias y/o enfermedad de Cronh.

Conclusión: Según los resultados de este investigación, hay que considerar la posibilidad de que la compresión crónica de los nervios debida a una subluxación vertebral tenga un efecto significativo sobre el sistema inmunológico en estos pacientes con alergias.

Las alergias I

Una alergia es una reacción inmunitaria exagerada a ciertas sustancias que normalmente nos resultarían inofensivas. La sustancia a la que se es alérgico se denomina «alérgeno», y los síntomas provocados son definidos como «reacciones alérgicas». Cuando somos alérgicos a algo, el sistema inmunológico cree falsamente que esa sustancia es peligrosa para nuestro cuerpo. Con la intención de proteger el cuerpo, el sistema inmunológico produce anticuerpos IgE para ese alérgeno. Dichos anticuerpos causan que algunas células del cuerpo liberen mediadores químicos en la sangre; uno de ellos es la histamina. La histamina actúa sobre los ojos, la nariz, la garganta, los pulmones, la piel o el sistema gastrointestinal, y causa los síntomas típicos de una reacción alérgica. Futuras exposiciones al mismo alérgeno provocará de nuevo la respuesta de los anticuerpos. Esto significa que cada vez que se esté en contacto con el alérgeno, se tendrá una reacción alérgica.

Las reacciones alérgicas pueden ser leves, como el goteo nasal, o graves, como la dificultad para respirar. Los ataques de asma, por ejemplo, son frecuentemente reacciones alérgicas a algo que se inhala en una persona susceptible. Algunos tipos de alergias producen varios síntomas; en casos raros una reacción alérgica puede ser muy grave – dicha reacción se denomina anafilaxia. Los síntomas asociados son la dificultad para respirar y tragar, la hinchazón de los labios, la lengua, la garganta u otras partes del cuerpo, mareos o pérdida de conocimiento. La anafilaxia se produce raramente, y suele darse momentos después de la exposición a un alérgeno determinado.

Existen diversas causas que pueden provocar una reacción alérgica. Los alérgenos más comunes son los siguientes: Alimentos: (leche o productos lácteos, huevos, soja, cacahuetes, avellanas, marisco). Es más común en bebés y desaparece con la edad. Los síntomas asociados normalmente no son graves e incluyen congestión, diarrea, etc. Picaduras de Insectos: En este caso, es el veneno el alérgeno. Pueden ser graves y también causar una reacción anafiláctica. Medicamentos: Los antibióticos – utilizados para las infecciones– son los medicamentos que más reacciones alérgicas causan. También los medicamentos sin prescripción médica (como por ejemplo la aspirina) pueden provocar una reacción alérgica. Alérgenos ambientales: son los animales domésticos, el polvo, el polen o los hongos. Químicos: son los detergentes u otros productos utilizados en casa, los pesticidas, los tintes… Éstos provocan una reacción al nivel de la piel.

Desde siempre, desde el principio de la Medicina Tradicional, hemos oído que la causa de cualquier problema de Salud, cualquier enfermedad o malestar, viene de fuera. Según este antiguo concepto, factores externos como parásitos, microbios, gérmenes, bacterias, elementos químicos u otros, entran en el cuerpo y alteran sus funciones. El enfoque siempre ha sido el siguiente: “La causa viene de FUERA y afecta DENTRO”. Entonces, con la intención de eliminar el enemigo, la medicina tradicional sigue intentando encontrar una solución externa. Es decir, que cada solución ofrecida por la medicina tradicional está elaborada minuciosamente FUERA de nuestro cuerpo (como los medicamentos, las vacunas, las inyecciones…), y luego administrada DENTRO para modificar, aniquilar, dominar, estimular o inhibir la enfermedad de DENTRO. ¡Pero este principio ya ha quedado obsoleto! Pensad en vuestros niños: pasan días en el colegio o la guardería con muchos otros niños de la misma edad. De vez en cuando, habrá microbios “flotando” en el aire. Unos niños enfermarán y otros no. ¿Quiere decir esto que el microbio ataca sólo a los niños que quiere, o que estos niños no tienen las defensas lo suficientemente fuertes, por lo que el problema viene de DENTRO, de un mal funcionamiento del sistema inmunológico?

El sol y la salud III

¿Tendrías que usar un protector de sol para evitar las quemaduras? ¡Por supuesto! Pero no cualquier protector que se encuentre en el mercado. Siempre que sea posible, es mejor evitar el uso de protectores solares porque interfieren con la producción de vitamina D. Pero sin embargo, hay situaciones en la que es imposible limitar la exposición al sol. Si por cualquier razón, no puedes evitar tomar el sol, usa una crema para proteger la piel de quemaduras. Muchos estudios e investigaciones demuestran que el exceso de sol que causa quemaduras es sin duda un factor de riesgo para los melanomas. Además, el riesgo de contraer melanoma aumenta en relación con la frecuencia y la severidad de las quemaduras. Limitar la exposición al sol, llevar ropa protectora, usar un protector 100% natural y sin químicos, puede reducir los riesgos de cáncer de piel u otros efectos adversos del sol.
Otras investigaciones revelan que la gente que pasa más tiempo al aire libre pero SIN quemarse, reducenel riesgo de contraer cáncer. Incluso se ha comprobado que una exposiciónsegura al sol protege contra 16 diferentes formas de cáncer como el de pecho, de colón, de esófago, de ovario, de vejiga, de vesícula, de estómago, de páncreas, de próstata, de recto, de riñones y endometriosis así como de linfoma de non-Hodgkin. Así que tu cuerpo necesita un poco de exposición al sol sin protección – para obtener todos los beneficios nombrados anteriormente. No todos los protectores solares son buenos. Centenas de cremas solares son tóxicas porque llevan químicos sintéticos que pueden causar problemas de salud muy severos y aumentar el riesgo de enfermedad. El químico principal utilizado en las cremas de sol para filtrar los UVB es octyl methoxycinnamate (OMC). Pero unas investigaciones demuestran que el OMC mata a ratones, incluso en pequeñas dosis. Además, se ha comprobado que puede ser muy tóxico cuando se expone al sol. ¡¡¡En el 90% de los protectores solares de marca se encuentra el OMC!!! Por otro lado, un filtro ultravioleta A muy común, el butyl methoxydibenzoylmethane, también tiene propiedades tóxicas. Además, varios estudios demuestran que los químicos usados en protectores solares son absorbidos por la piel y acaban circulando por la sangre. Eso no es nada bueno, entonces….
Los químicos siguientes están considerados peligrosos para la salud: Ácido para amino benzoic, Octyl salicyclate, Avobenzone, Oxybenzone, Cinoxate, Padimat, Dioxybenzone, Phenylbenzimidazole, Homosalate, Sulisobenzone, Menthyl, anthranilate, Trolamine salicyclate, Octocrylene… Químicos potencialmente perjudiciales como el dioxybenzone y oxybenzone (químicos que ya hemos mencionado) ¡son dos de los radicales libres más potentes que se deben conocer! Si tu protector solar contiene dioxybenzone, oxybenzone o alguno de los otros químicos mencionados más arriba, es recomendable que lo cambies por una formula más segura y saludable para tu piel. Y una nota particular para las madres…. Piensan con conciencia en cuidar a sus hijos. Pero cuando los están embadurnando de crema solar puede ser que les estén haciendo en realidad más daño que bien. Así que vigila lo que dice la botella y si contiene químicos potencialmente peligrosos, tírala. La piel es tu órgano más grande, y ¡el de tus hijos también! Afortunadamente hay otra opción: los protectores solares naturales. Los ingredientes de los protectores de sol naturales tienen el mismo propósito: nutrir, proteger e hidratar la piel. Recientemente, se está añadiendo a la fórmula un ingrediente muy potente: el té verde. Muchos estudios demuestran que el té verde es un antioxidante muy potente. También, se dice del té verde que reduce la apariencia de daños de la piel debido al sol. En otras palabras, el té verde ayuda a proteger las células de la piel proveyendo una protección antioxidante. Estas cremas de sol naturales reflejan los rayos UV de la piel. Además, son resistentes al agua, hipoalergénicas y LIBRES de químicos para un buen olor, LIBRES de químicos conservantes fuertes, LIBRES de nanopartículas (que permiten a la crema ser invisible pero que se queda en la superficie de la piel). Todos los ingredientes de un protector de sol natural son naturales. Dos de los ingredientes encontrados en estas cremas de sol son: Dióxido de Titanio (6.0%) & Óxido de Zinc (6.0%). Estos dos ingredientes activos son minerales naturales. Provienen de arcilla y de depósitos de arena. Eso significa que no son agresivos ya que no son químicos sintéticos. Y el óxido de zinc ha sido utilizado en todo el mundo desde hace ya más de 75 años como un protector de sol seguro para prevenir la exposición excesiva al sol. A diferencia de los protectores comerciales que absorben la luz ultravioleta, la Naturaleza provee dióxido de titanio y óxido de zinc… dos ingredientes excepcionales que se quedan en la piel para reflejar y desviar los UVA y UVB formando una barrera física, sin irritar o bloquear los poros.

La Quiropráctica será una terapia natural a partir de septiembre

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, ha anunciado en el Senado que su departamento ha analizado la seguridad y eficacia de la quiropráctica para regular su utilización como terapia natural con repercusión directa sobre la salud, de acuerdo a las definiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, ha anunciado en el Senado que su departamento ha analizado la seguridad y eficacia de la quiropráctica para regular su utilización como terapia natural con repercusión directa sobre la salud, de acuerdo a las definiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«El Gobierno va a regular la quiropráctica junto con otras terapias naturales», según lo ha reconocido la ministra en respuesta a una pregunta del senador vasco Iñaki Anasagasti. No obstante, «dada la enorme variabilidad que existe entre estas prácticas, están siendo analizadas de forma particular y exhaustiva».

Dicho análisis se está realizando por un Grupo constituido por los ministerios de Sanidad, Política Social e Igualdad y de Educación, la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III y las Comunidades Autónomas.

Los resultados de la primera fase del análisis fueron remitidos a los agentes implicados (colegios profesionales, sociedades científicas y asociaciones de terapias naturales) con el fin de que pudieran hacer aportaciones, y el informe final será presentado y aprobado en septiembre.

En virtud del mismo, la quiropráctica quedará encuadrada en la categoría de terapias naturales con repercusión directa sobre la salud. ya que su «objetivo es mejorar o aliviar síntomas derivados de alteraciones en la salud».

No obstante, Pajín ha recordado que deberán establecerse una serie de requisitos «exigentes» relativos a la práctica de los profesionales y a los centros en los que se apliquen estas terapias.

En cuanto a la regulación de los centros, el ordenamiento ya contempla la existencia de la unidad asistencial de terapias no convencionales, en la que un médico es responsable de los tratamientos de las enfermedades por medio de medicina naturista, con medicamentos homeopáticos o mediante técnicas de estimulación periférica que demuestren eficacia y seguridad.

Actualmente, la quiropráctica también se ejerce por profesionales no sanitarios por lo que, según Pajín, se deberá «determinar el nivel de formación y los contenidos» de la misma requeridos para el ejercicio, para que profesionales sin formación previa en el ámbito sanitario puedan formarse adecuadamente y se puedan «dar este tipo de terapias con garantías para los ciudadanos».

Fuente: Informativos Telecinco

El sol y la salud II

Si estás buscando otro modo de protección solar además de la ropa, hemos recopilado otras opciones que se adaptarán a ti y a tu familia. El potencial pernicioso del sol natural ha sido desmesurado últimamente. Esto es “gracias” a muchos médicos, instituciones de la Salud, publicidades/anuncios, expertos de la belleza, corporaciones, y unos buenos amigos que se preocupan por ti y quieren ayudarte. Todos dicen que uno se tiene que proteger o alejar completamente del sol porque el sol puede matar. ¡Pero eso no es cierto! Para empezar, hay muy poca evidencia científica para justificar las numerosas campañas preventivas de salud que instan a evitar el sol. ¡Pero evitar el sol, no tiene sentido! De hecho, el sol es saludable. ¡Es bueno para ti! Una exposición larga y excesiva al sol puede aumentar el riesgo de cierto tipo de cáncer de la piel. Pero una exposición moderada es menos peligrosa que una exposición esporádica. Además, hay muchas evidencias de que la exposición al sol sin quemaduras reduce el riesgo de melanoma (el tipo de cáncer más mortal) significativamente. Por lo cual, vale más una exposición segura e inteligente! La luz ultravioleta del sol viene en dos ondas principales – UVA y UVB. Es importante que entiendas la diferencia entre las dos, y los factores de riesgo de cada una. Piensa en UVB como el “buen amigo” – aunque, por supuesto, no se puede eliminar a UVA cuando te expones al sol. UVB ayuda a la piel a producir vitamina D. Por otro lado, los rayos UVA constan como el “enemigo”; penetran la piel más profundamente y causan más daño a los radicales libres. También, los rayos UVA son bastante constantes durante todas las horas del día de todo el año. Los rayos UVB tienen menos intensidad por la mañana y la tarde, y son más fuertes al mediodía. Entonces, si estás afuera por las mañanas o por las tardes, estás expuesto a mayores cantidades de rayos UVA (enemigo) que UVB (buen amigo). Por lo cual no se produce vitamina D. Además, si no proteges tu piel y este es el único consumo de sol, el riesgo de cáncer aumenta. Notamos el potencial aún más pernicioso de los UVA durante un día nublado. ¿Quién no ha experimentado una quemadura abrasadora después de un día sin sol? Piensas que no hace falta protegerte ya que el sol está invisible, pero los rayos UVA traspasan las nubes y la polución y causan severos daños a la piel. Llevar protector solar sobre la piel desnuda bloquea la producción natural de vitamina D de tu cuerpo. De hecho, está confirmado que las lociones protectoras de sol reducen la producción de vitamina D de un 97.5 a un 99%. Con un índice tan elevado hay que contar con consecuencias de salud muy nefastas. La vitamina D tiene un papel crucial en la salud general y el bienestar de una persona. Por ejemplo, es conocida por: Sostener la salud del sistema cardiovascular, promover los niveles de colesterol óptimos, realzar la fuerza muscular, ayudar a producir una presión arterial óptima, ayudar a mantener un sistema inmunológico fuerte, sostener la salud de los riñones, promover la salud dental y ayudar a mantener los huesos fuertes y sanos. Aunque se puede obtener vitamina D de alimentos naturales, los expertos están de acuerdo en una cosa: ¡LA LUZ NATURAL ES LA MEJOR MANERA DE OBTENER TU VITAMINA D! ¿Por qué? Porque en el momento que los rayos ultravioletas del sol tocan la piel, el cuerpo es programado para producir su propia vitamina D natural. Y aún mejor, el cuerpo produce la forma más activa de vitamina D que existe – el calciferol también conocido como la Vitamina D3. La vitamina D3 es la forma exacta que el cuerpo necesita para el buen funcionamiento de sus órganos y células. Y afortunadamente para todos nosotros, nuestro cuerpo genera automáticamente suficiente vitamina D sin ningún riesgo de sobredosis. Sabe exactamente cuando detener la producción de vitamina D antes de llegar a niveles tóxicos. Sin embargo, niveles altos de vitamina D obtenidos solamente por suplementos orales pueden tardar 6 meses o más en estabilizarse. Por eso, no es muy recomendable tomar pastillas de suplementos de vitamina D. Si tomas pastillas de éstas, necesitas hacer un análisis de sangre regularmente para evitar la toxicidad.

El sol y la salud I

A pesar de que vivimos en España y que no nos podemos quejar del buen tiempo, para muchos de nosotros, los meses de sol todavía parecen pasar demasiado rápido. Así que ¿por qué gastarlos con unas quemaduras de sol? Después de pasar 5 meses o más encerrados en edificios, protegiéndonos de la lluvia o del viento, cuando llega el primer rayo de sol, corremos a estirarnos en la playa, jugar al golf, subir montañas con la bici, hacer jardinería o simplemente hacer una barbacoa con la familia.
Es fácil “exagerar” el tiempo de exposición al sol cuando nos apetece tanto pasar tiempo al aire libre…. Especialmente cuando la piel está blanca por haber estado cubierta durante tantos meses y todavía no está acostumbrada al sol.
Hay varios cambios simples de estilo de vida que se pueden implementar para disminuir radicalmente los riesgos de quemaduras, como puede ser el elegir sabiamente los ácidos grasos esenciales a tomar, aumentar el consumo de verduras crudas llenas de antioxidantes protectores de la piel, y evitar las comidas preparadas y el azúcar.
Siempre puedes usar ropa para protegerte y evitar los daños de la piel provocados por los rayos del sol. ¡¡¡Empezando por una gorra!!! En efecto, con una gorra no hace falta ponerse las gafas de sol. Te puedes beneficiar de los 1500 rayos de sol al mismo tiempo que evitas la exposición al sol de la piel muy fina alrededor de los ojos, piel particularmente sensible y que envejece más rápidamente.