Limpieza hepática

¡Lo hemos hecho de nuevo! Habíamos dicho que NO, pero la tentación ha sido demasiado fuerte, y ya estamos: SOBREDOSIS de comida, vino, cava, bombones, turrón etc…!!! Y quien sufre? El Hígado. Los excesos ineludibles asociados con las fiestas afectan mucho a la Salud del hígado y consecuentemente al cuerpo en general. Y una vez en cuando, hay que darle un reposo. Así que Os recomendamos “La limpieza hepática y de la vesícula” por Andreas Moritz – Ediciones Obelisco. 
 
Poca gente sabe como limpiar el hígado! La mayoría lo tenemos lleno de sedimentos que atrancan su trabajo, sin saberlo. Echamos la culpa al estómago, intestino etc…, pero en la raíz de todas las patologías está el silencioso Hígado. ¡El hígado es el gran olvidado! O el gran desconocido, pues sin manifestarse en los análisis puede estar en insuficiencia, “amargándonos” la vida. El hígado repercute en todo! Tener el hígado atascado con sedimentos equivale a un coche al que nunca le has hecho el mantenimiento del filtro de aceite, aire, etc.… Anda a trompicones y consume mucho. Hasta que se para, porque no puede más. El cuerpo es igual o peor que un vehículo, pues si el filtro está atascado, la circulación sanguínea y linfática se atrancan, se acumulan depósitos por todos lados que no son filtrados produciendo una variedad importante de desordenes. 

Por otra parte, su sobrecarga o congestión derivada del atasco, obliga a realizar un mayor esfuerzo al corazón. Lo obliga a succionar con más fuerza desde la vena cava procedente del
hígado. El hígado se comporta como una esponja, que filtra, recibe y da sangre, pero cuando está muy sucia no drena bien, por lo que la sangre no fluye con facilidad a su través y los cientos de funciones hepáticas se deterioran progresivamente. Los residuos de los que no es capaz de hacerse cargo el hígado se van acumulando por el cuerpo, en donde menos molesten. Esto provoca el atasco del sistema linfático. Todo es por la intoxicación, generalmente debido a un hígado que no filtra, o lo hace muy poco y mal. Pero como éste ¡¡no se queja!!, vigila tu hígado, pues al igual que a tu coche, hay que darle una limpieza y un mantenimiento. Eso es precisamente la limpieza hepática.

Prueba ahora esta cura tan sencilla y natural y comprobarás su eficacia. Asegúrate de conocer bien la mecánica y el protocolo, y tu organismo te lo agradecerá con una mayor calidad de vida. Evitarás también sufrimientos futuros. 
“La limpieza hepática y de la vesícula” por Andreas Moritz – Ediciones Obelisco. Este libro propone una lúcida explicación de las causas de los cálculos biliares en el hígado y la vesícula, y por qué estas piedras pueden ser las responsables de las enfermedades más comunes que nos aquejan en el mundo actual. Ofrece al lector los conocimientos necesarios para reconocer las piedras, y da las instrucciones «hágalo-usted-mismo» necesarias para expulsarlas en la comodidad de su casa y sin dolor alguno. También presenta las reglas claras para evitar la formación de nuevos cálculos.

Para más información, podéis consultar el blog siguiente: 

Los remedios para la gripe de Karlos Arguiñano

EL JARABE CONTRA LA GRIPE DE KARLOS ARGUIÑANO
INGREDIENTES
– 1 cebolla
– 1 zanahoria
– 1 limón
– 6 cucharadas de miel de tomillo, romero o eucalipto
ELABORACIÓN
Corta las zanahorias en rodajas oblicuas y las rodajas en bastones y ponlas en un bol. Corta la cebolla en medias lunas y añádelas al bol. Añade el zumo de limón y miel. Remueve y deja macerar toda la noche. Al día siguiente, cuélalo y pon el jugo en una botella.

REMEDIO
Se puede tomar una cucharada cada 2-3 horas. Traga lentamente. No la tomes más de dos días seguidos.
 
OTROS CONSEJOS
Toma abundante líquido.
Protégete frente a las infecciones bebiendo unos dos litros diarios de
agua mineral y tomando además zumos naturales de fruta y caldos o sopas
de verduras. Las infusiones son otro aliado: Toma 3 tazas diarias de té
verde o tomillo por su poder antivírico y antiséptico.

La miel suaviza la garganta. El hidromiel (agua tibia, zumo de limón y miel) es muy útil en la cura y prevención del catarro.

Frutas y verduras, de color amarillo, rojo o naranja actúan como
potentes protectores. Los cítricos (naranjas, mandarinas, pomelos),
antioxidantes son ricos en vitamina C, ayudan a fortalecer nuestro
sistema inmunitario. La zanahoria o la calabaza, ricas en vitamina A,
mantienen en buen estado las vías respiratorias.

La cebolla, rica en sulfuros actúa contra las bacterias. Su consumo,
mejor en crudo, facilita la liberación de secreciones en las vías
respiratorias.

El ajo actúa como potente antivírico. La mejor forma de consumirlo es
fresco y crudo, aplastado con una cuchara. Tomar todos los días un
diente de ajo de esta forma te ayudará a prevenir las infecciones.

El puerro es primo de la cebolla, es con quien comparte su acción
mucolítica y antiséptica. La borraja es buena para la gripe por su
acción sudorífica, ayuda a controlar la fiebre y contiene mucílagos que
suavizan las mucosas y ayudan con el exceso de secreciones del catarro.

Los cereales integrales, levadura de cerveza y frutos secos contienen vitamina B.

El germen de trigo y los huevos son ricos en vitamina E, gran antioxidante.

OTROS COMPLEMENTOS

Jalea real. Poderoso reconstituyente con propiedades antibacterianas y
antioxidante, rico en vitaminas, es una excepcional ayuda en la
prevención de infecciones.

Propólis. Es la sustancia que utilizan las abejas para sellar la entrada
de la colmena y protegerla del ataque de bacterias y hongos, por lo que
es eficaz en la prevención y tratamiento de infecciones respiratorias.

Equinácea. Es una planta que tiene una gran acción antiinfecciosa, con
efectos muy favorables sobre el sistema inmunitario. Se han comprobado
los beneficios que aporta contra los resfriados y las gripes en general:
el consumo de equinácea reduce un 58% las posibilidades de sufrir una
infección y corta los síntomas de la gripe. La puedes tomar en gotas, en
extracto seco o fluido. No se recomienda que la consuman embarazadas o
mujeres en período de lactancia.

Zinc y magnesio. Puedes tomar de forma preventiva preparados minerales
como el gluconato de cinc o cloruro de magnesio para prevenir los
síntomas gripales o acelerar su curación.

La gripe

La gripe, también conocida como influenza, es una infección vírica muy contagiosa de las vías respiratorias. Aunque afecta a ambos sexos y a cualquier grupo de edad, los niños tienden a contraerla con mayor frecuencia que los adultos. Además, esta enfermedad es más común durante un período determinado del año que suele ir de noviembre a abril, y la mayoría de los casos se producen entre finales de diciembre y principios de marzo.

La gripe se confunde a menudo con el resfriado común, pero los síntomas suelen ser mucho más fuertes que los típicos estornudos y la nariz tapada de un resfriado. Los síntomas de la gripe pueden incluir: Fiebre, Escalofríos, Dolor de cabeza, Dolor muscular, Mareos, Pérdida de apetito, Cansancio, Tos, Dolor de garganta, Moqueo nasal, Náuseas o vómitos, Debilidad, Dolor de oídos, Diarrea …

La gripe se contagia al propagarse por el aire a través de gotitas infectadas por el virus que se expulsan al toser o estornudar. Las personas que tienen la gripe pueden contagiarla desde el día antes de empezar a sentirse enfermas y hasta que sus síntomas desaparecen (lo que, en los adultos, generalmente ocurre en 1 semana, pero en el caso de los bebés, en hasta 2 semanas). Los virus de la gripe resisten más en ambiente seco y frío. Pueden conservar su capacidad infectiva durante una semana a la temperatura del cuerpo humano, durante 30 días a 0 °C y durante mucho más tiempo a menores temperaturas. Puede ser fácilmente inactivado mediante detergentes o desinfectantes.

Los consejos generales para una persona afectada de gripe son reposo, ingesta abundante de líquidos, evitar el consumo de alcohol y tabaco y un fármaco que alivie los síntomas, como el paracetamol, que siendo antitérmico y también analgésico alivia simultáneamente la fiebre y el dolor. Dado que la gripe es una infección vírica los antibióticos (fármacos antibacterianos, pero inactivos frente a virus) no mejoran el cuadro, salvo que se prescriban por la aparición de una infección bacteriana secundaria, situación en la que suele ser útil la tinción de Gram y un antibiograma para elegir el antibiótico adecuado. No se deben administrar con fines profilácticos (preventivos), pues además de su inutilidad, así se seleccionan cepas microbianas multiresistentes.

Con un ajuste, al restablecer la conexión entre el sistema nervioso y los otros sistemas del cuerpo, la quiropráctica ayuda a fortalecer las defensas del organismo para poder luchar más fácilmente contra los patógenos externos.

Arco iris

Cualquier cosa en la que creas puede
concebirse. Podrás realizarla. Sueña grandes sueños y
hazlos realidad. Hazlo ahora. Eres único. En toda la historia del
mundo no hubo nadie exactamente como tú y en todo el
infinito lo habrá.  No te marques límites. Eres lo que crees ser.
Para conseguir grandes cosas, no solo debes actuar, si no
también soñar: no sólo planear, si no también creer. Si construiste castillos en el aire, no
pierdas en vano el trabajo realizado, pon
cimientos bajo ellos. Puedes.
Creer es mágico. Siempre puedes mejorar lo mejor. No sabes lo que se puede llegar a hacer hasta que
los intentas. Nada vendrá de la nada. Si no vas a la rama, nunca conseguirás sus
frutos. No hay fracaso, excepto en los intentos
cortos. Los objetivos confusos dan resultados confusos. La claridad define tus propósitos. Anótalos y elabora un plan para llegar a
ellos. Márcate un plazo, visualiza los
resultados y ve trae ellos.  No mires atrás, a no ser que quieras ir
en esa dirección. Las derrotas pueden ponerte a prueba, pero no deben
frenarte. Si en el primer
intento no lo consigues, prueba en
otra dirección. Para cada obstáculo hay una solución. Nada en el mundo puede reemplazar la persistencia. El mayor error es renunciar.
Sólo desearlo no te dará el éxito, pero si te lo darán la
persistencia y la candente ilusión. Hay una mina de oro en tu interior de la que puedes extraer todos los ingredientes
necesarios. El éxito es una actitud. Alcanza el tuyo. Es sorprendente el poco tiempo que se
necesita para hacer que sucedan cosas
maravillosas.  Entonces, muéstranos los colores de tu arco iris….

Cómo desconectar después de la jornada de trabajo

Vivimos tan sumergidos en la rutina diaria que, a menudo, nos olvidamos de que necesitamos un pequeño espacio personal para el relax, para reponer el derroche de energía invertido en el trabajo, los niños, reuniones, organizar las tareas domésticas… Aquí te aportamos unos consejos para convertir el hogar en un refugio personal, rodearnos de pequeños detalles que nos aporten calidez y tranquilidad, realizar actividades que nos aporten paz y bienestar, en definitiva, consejos para mejorar por dentro y por fuera. DESCONECTA. Cuando cierres la puerta de la oficina, cuando salgas de la puerta de tu trabajo, asegúrate de que has dejado allí todos los problemas y las preocupaciones de la jornada laboral. Aprende a separar tu vida laboral de tu vida privada. Es importante tener un espacio para cada actividad y cada persona en la medida de sus posibilidades y conocimiento sabe donde poner el límite. Separar las actividades permite entregarse con intensidad a cada una de ellas, disfrutar plenamente, y sentir unos niveles de confort personal muy satisfactorios. APRENDE A DECIR “NO”. Saber decir “no” a tiempo, poner límites, respetar nuestro espacio y nuestro tiempo nos enriquece interiormente. El respeto hacia uno mismo es básico y ayuda a aumentar la autoestima. Tomar conciencia de que no se puede llegar a hacerlo todo (y todo bien), saber seleccionar las actividades y los compromisos, nos ayuda a sentirnos mejor. VIVE Y SIENTE LA MÚSICA. Pon música al llegar a casa y llena la atmósfera de sonidos gratificantes para tus sentidos. La clásica invita al relax. La más movida te invita a bailar. Mueve el cuerpo al son de la música, libérate del estrés, ahuyenta el mal humor, siente la libertad del movimiento. Baila solo, con tu pareja, con tus hijos. Diviértete. LLENA TU CASA DE LUZ CÁLIDA. Las velas aportan calidez a una estancia, aportan serenidad, quietud, tranquilidad, sosiego. Enciende una vela en tu salón, elige el color, elige el aroma. Ioniza el ambiente encendiendo una lámpara de sal en tu rincón favorito. Crea un oasis de calma para ti y tu familia. UN BAÑO O DUCHA DE DESCARGA. Haz de tu baño un balneario particular. Despréndete de los problemas mientras te desprendes de tu ropa. Una ducha o un baño te ayudarán a liberar esas tensiones. Puedes utilizar aceites esenciales, relajantes…
MOMENTOS DE RECOGIMIENTO. La relajación es una técnica poderosa para eliminar estrés y tensión, y aporta equilibrio físico y psíquico. En tu casa, escoge un lugar tranquilo y acogedor, enciende un incienso y toma conciencia de tu respiración. Prueba también la técnica de la visualización, dibuja mentalmente tu lugar favorito, un lugar tranquilo y agradable. ELIGE BIEN TU CENA. Alimenta tu cuerpo y tu mente. Elige cuidadosamente tus alimentos, que sea una dieta equilibrada. Intenta no hacerlo demasiado tarde y recuerda que lo mejor es no cenar en abundancia, tu cuerpo te lo agradecerá. Al principio puede que te cueste, pero es un buen objetivo para el futuro. BUENOS PENSAMIENTOS. Valorar el día a día nos hace crecer interiormente. Nuestros pensamientos serán nuestras acciones. Da la bienvenida a la noche con tu lectura favorita, de la mano de tu pareja, disfrutando de una buena película…, pero siempre con pensamientos positivos. Dar gracias por todo lo vivido durante el día, dar gracias a la vida, es una buena manera de finalizar la jornada.

La depresión y la quiropractica

La Depresión es un trastorno emocional que normalmente se trata a través de psicólogos para «entender» e intentar deshacer las ideas, los pensamientos, etc., que desencadenan y mantienen a la persona «deprimida.»

La Quiropráctica puede ser muy útil para la persona con depresión. Lo importante es entender lo siguiente: Toda emoción está representada en el cuerpo por la química. La química que se produce es una reacción del cuerpo físico a una idea mental; esta producción química es lo que la persona experimenta en forma de emociones. El sistema archiva las emociones en los procesos químicos que repercuten, sobre todo, en los tejidos; esto se llama Somatización. La Quiropráctica «suelta» esta somatización para frenar el ciclo vicioso y ayuda a que la persona «salga» del agujero negro que la mantiene deprimida.

La comunicación de la mente con el cuerpo es de doble vía, es decir, la mente afecta al cuerpo y el
cuerpo afecta a la mente. Un estado emocional que persiste crea patrones a través de senderos de información neuroquímicos. Poder deshacer estos patrones en el cuerpo ayuda muchísimo a conseguir eliminar los síntomas de la depresión y puede acortar muchísimo el tiempo en que el paciente está bajo tratamiento.

Con la mejoría, la persona puede, bajo la supervisión de su médico, reducir -y en muchos casos eliminar- el medicamento, porque los patrones se reducen o se eliminan y no suelen haber recaídas.

La depresion

La depresión (del latín depressus, que significa ‘abatido’, ‘derribado’) es un trastorno del estado de ánimo que en términoscoloquiales se presenta como un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente. El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: la tristeza patológica, el decaimiento, la irritabilidad o un trastorno del humor que puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vitalhabitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida. Aunque ése es el núcleo principal de síntomas, la depresión también puede expresarse a través de afecciones de tipo cognitivo, volitivo o, incluso, somático. Las cifras de prevalencia de la depresión varían dependiendo de los estudios, en función de la inclusión tan sólo detrastornos depresivos mayores o de otros tipos de trastornos depresivos.

En general, se suelen recoger cifras de prevalencia en países occidentales de aproximadamente 3% en la población general, para trastorno depresivo mayor, y una incidencia anual del 1 al 2 por mil.

Todos los estudios coinciden en que la prevalencia es casi el doble en la mujer que en el hombre, y que algunos factores estresantes vitales, como el nacimiento de un hijo, las crisis de pareja, el abuso de sustancias tóxicas (principalmente alcohol) o la presencia de una enfermedad orgánica crónica, se asocian a un riesgo incrementado de desarrollar un trastorno depresivo mayor.

El origen de la depresión es complejo, ya que en su aparición influyen factores genéticos, biológicos y psicosociales. Hay evidencias de alteraciones de los neurotransmisores, citoquinas y hormonas que parecen modular o influir de forma importante sobre la aparición y el curso de la enfermedad. La psiconeuroinmunología ha evidenciado trastornos en el eje hipotálamo-hipofisario-adrenal relacionados con las citoquinas, así como alteraciones inmunológicas asociadas a neurotransmisores en el trastorno depresivo mayor (por ejemplo, se reducen el número de transportadores de serotonina en linfocitos de sangre periférica de pacientes deprimidos). Esto parece apuntar a una fuerte relación entre la serotonina y el sistema inmune en esta patología.

El bambú japones

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y le grita que se apresure a crecer. Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes. Siembras la semilla, la abonas y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaria convencido de haber comprado semillas estériles. Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de solo seis semanas, la planta de bambú crece… más de 30 metros. Podriamos creer que tarda más de seis semanas en crecer, pero no, la realidad es que se toma siete años para crecer y seis semanas para desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú genera un complejo sistema de raíces que le permiten sostener el crecimento que vendrá después. En la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimento interno y que éste requiere tiempo. Quizá por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados a corto plazo abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extemadamente frustrante. En esos momentos (que todos tenemos) , recordemos el ciclo de maduración del bambú japonés. No abandonemos por no ver el resultado esperado, ya que sí está sucediendo algo dentro de nosotros, estamos creciendo, madurando. El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros.Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia.