Nos reimos un rato?

LA RISA ACTUA SOBRE EL SISTEMA INMUNITARIO DE FORMA OPUESTA AL ESTRÉS
 
• Activa las células T, responsables de luchar contra las infecciones

• Crea unas células capaces de atacar a los tumores y los microbios

• Incrementa la immunoglobina A, unos anticuerpos que circulan por el conducto respiratorio

• Aumenta el sistema inmunitario

• Ayuda contra la taquicardia, la hipertensión, y reduce el estrés

Consejos para la escoliosis

1. Realizar regularmente ejercicios de estiramiento y
fortalecimiento muscular de la columna vertebral es la mejor prevención para
evitar determinados tipos de escoliosis.

2. Cuidar nuestra higiene postural en el trabajo, evitando posturas incorrectas,
esfuerzos unilaterales, técnica de levantamiento de peso errónea,etc…

3. Evitar pautas de movimiento erróneas que requieren un esfuerzo excesivo e
incorrecto por parte de la columna vertebral y de los discos intervertebrales
en las tareas del hogar (planchar, barrer, pasar el aspirador, etc…

4. Vigilar las posturas de nuestros hijos en el hogar cuando estudian, cuando
están frente a un ordenador…y observar cualquier asimetría en su cuerpo (un
hombro más alto, pierna más larga, gibosidad dorsal,…).

5. Los profesores deben formar parte activa en la prevención y el tratamiento
de la escoliosis infantil observando y corrigiendo las posturas incorrectas de
los niños.

6. Debemos tener especial cuidado con determinados deportes que, por su
carácter asimétrico, pueden favorecer la aparición de la escoliosis (tenis,
badminton, golf, etc…).

7. La natación es el mejor deporte, en la mayoría de los casos, para prevenir y
tratar la escoliosis. Produce una tracción axial de toda la columna vertebral,
lo que lleva a su enderezamiento.

8. Los trastornos psicosomáticos, los esfuerzos psíquicos y el estrés hacen que
la musculatura se contraiga y que la columna se deforme.

El agua como fuente de vida

El agua constituye un elemento imprescindible para la
vida, ya que la mayor parte de los organismos de la Tierra tienen en su
composición agua. Además la mayoría de los procesos químicos que se llevan a
cabo en los organismos necesitan de este elemento. Y el ser
humano no es una excepción.
Nuestro
organismo está formado principalmente por agua, alcanzando una proporción del
60%, pudiendo llegar hasta un 80% en un niño. Sin el agua, el organismo se
deshidrata. Hay registros que indican que el hombre ha aguantado hasta 90 días
sin ingerir alimentos pero no, sin beber agua más de 3-4 días. El agua es
necesaria para:
  • Realizar la digestión y expulsión de alimentos, ya que
    permite digerir y mover los alimentos dentro del tubo digestivo. 
  • Expulsar los residuos metabólicos a través de la orina.
    Es necesario beber mucha agua para  ayudar al riñón a eliminar las sustancias
    tóxicas que produce el organismo.
  • Regular la temperatura corporal. Perdemos entre medio
    litro y tres cuarto de litro diarios a través de la transpiración. La cantidad
    es mucho mayor cando hace calor o cuando realizamos un esfuerzo. Esta agua, al
    evaporarse, arrastra el calor y disminuye la temperatura corporal. 
  • La distribución del oxígeno y de los nutrientes de las
    células por medio de la corriente sanguínea. La sangre posee un
    90% de agua. 
  • Como lubricante. El agua reduce la fricción entre las
    partes que rozan. Por ejemplo, los ojos necesitan permanecer siempre húmedos,
    la lengua, las mucosas etc.. De igual modo, el agua constituye un lubricante
    ideal para el movimiento de las articulaciones. El correcto estado de las células. Necesitamos una
    hidratación adecuada para mantener nuestro organismo hidratado. Sin embargo, a
    medida que nos vamos haciendo mayores, se produce una pérdida de agua. La piel
    es uno de órganos que demuestran mejor esta falta de hidratación. Esto es lo
    que lleva a la aparición de las arrugas.
En
general, se aconseja la ingestión directa de agua de 2 litros diarios, como
mínimo, cuando hace calor. Naturalmente, deberíamos tener en cuenta aportaciones
superiores en casos concretos. Como por ejemplo:
  • Profesiones y actividades que exijan esfuerzo físico. 
  • Personas que coman dietas ricas en carnes. La digestión
    de las proteínas requiere más cantidad de agua. 
  • Los que tienen fiebre o diarreas para compensar la
    pérdida de agua. 
  • Personas que viven en climas muy calurosos. 
  • Con dietas de adelgazamiento para aumentar la eliminación
    de líquidos. Personas mayores. Se dice que nacemos con el 70% de agua
    y que, al hacernos mayores, esta llega a representar poco más del 50%. Además
    de la menor capacidad para retener el agua, las personas mayores van perdiendo
    la sensación de sed.
El agua, los refrescos y las infusiones representan el
60% del total del agua que ingerimos a lo largo del día.
Algo más de un tercio restante se ingiere de los
alimentos que comemos. Entre ellos tenemos:
Producto
% de agua
Ejemplos
Verduras
90%-96%
El pepino contiene un 96%.
Frutas
73%-80%
El melón contiene un 89,97%.
Lácteos
39%-90%
La leche contiene un 90%.
Cereales
5%-39%
El pan contiene un 39%.
Carnes
50%-70%
La carne de ave es la que más agua contiene.
Pescados
73%-84%
Los mariscos son los que más agua contienen.

Crema de aguacate y pepino

Ingredientes:

• 2 aguacates (maduros)
• 1 pepino
• 1 limón
• Eneldo
• 1 litro de caldo de pollo
• 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
• Salsa de tabasco
• Una docena de aceitunas negras sin hueso
• Sal y pimienta

Elaboración:

1. Pelar el pepino y el aguacate y cortar en dados.
2. Poner el pepino en un bol y machacar con un tenedor.
3. Una vez hecha una pasta, añadir los trozos de aguacate, el zumo de limón, el aceite y unas gotas (2 ó 3) de tabasco. Machacar de nuevo con el tenedor hasta que todo se mezcle.
4. Añadir el caldo y remover hasta que quede todo muy bien mezclado.
5. Picar las aceitunas y el eneldo y añadirlo todo a la crema. Remover muy bien.
Servir con un poquito de yogur natural vertido encima y una hoja de eneldo.

Mala suerte o buena suerte?

Una historia
china habla de un anciano labrador que tenía un viejo caballo para cultivar sus
campos. Un día, el caballo escapó a las montañas. Cuando los vecinos del
anciano se acercaron para condolerse de él y lamentar su desgracia, el labrador
les replicó: “¿Mala suerte? ¿buena suerte? Quién sabe!
Una semana
después el caballo volvió de las montañas trayendo consigo una manada de
caballos salvajes. Entonces los vecinos felicitaron al labrador por su buena
suerte. Este les respondió: “¿Mala suerte? ¿buena suerte? Quién sabe!
Cuando el hijo
del labrador intentó domar uno de aquellos caballos salvajes, cayó y se rompió
una pierna y todo el mundo consideró aquello como una desgracia. No así el
labrado que se limitó a decir: “¿Mala suerte? ¿buena suerte? Quién sabe!
Unas semanas
más tarde, el ejército entró en el poblado y fueron reclutados todos los
jóvenes que se encontraban en buenas condiciones. Cuando vieron al hijo del
labrador con la pierna rota, le dejaron tranquilo. ¿Había sido buena suerte?
¿Mala suerte? Quién sabe?!
Si adoptamos la actitud del labrador, el rumbo que
elijamos será mucho más fácil de seguir y viviremos mucho más felices. La
suerte, en cierta forma, podemos crearla nosotros mismos.

Que es el amor?

En una de
las salas de un colegio había varios niños. Uno de ellos preguntó:
Maestra…
¿Qué es el amor?
La
maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura
de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en hora de
recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y
trajesen lo que más despertase en ellos el sentimiento del AMOR. Los
chicos salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:
Quiero
que cada uno muestre lo que trajo consigo. 
El primer
alumno respondió: Yo traje esta flor, ¿no es linda? Cuando
llegó su turno, el segundo alumno dijo: Yo traje esta mariposa. Vea el colorido
de sus alas, la voy a colocar en mi colección.
El tercer
alumno completó: yo traje este pichón de pajarito que se cayó del nido ¿no es
gracioso? Y así los
chicos, uno a uno, fueron colocando lo que habían recogido en el patio. Terminada
la exposición, la maestra notó que una de las niñas no había traído nada y que
había permanecido quieta durante todo el tiempo. Se sentía avergonzada porque
no había traído nada. La
maestra se dirigió a ella y le preguntó: Muy bien,
¿y tú? ¿No has traído nada? La
criatura, tímidamente, respondió: disculpe, maestra. Vi la flor y sentí su
perfume; pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma
por más tiempo. Vi, también, la mariposa, suave, colorida, pero parecía tan
feliz que no tuve el coraje de aprisionarla. Vi también el pichoncito caído
entre las hojas, pero al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre y
preferí devolverlo al nido. Por lo
tanto, maestra, traigo conmigo el perfume de la flor, la sensación de libertad
de la mariposa y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito.
¿Cómo puedo mostrar lo que traje?
La
maestra agradeció a la alumna y le dio la nota máxima, considerando que había
sido la única que logró percibir que sólo podemos traer el amor en el corazón.
El amor no es Arrancar, Capturar, Forzar, Ganar o Perder. Amar es
llevar en el alma, es Recordar, es Disfrutar.

El seitan

El Seitán es originario del Japón. Se le llama “carne vegetal” por que además de su alto contenido en proteínas, su aspecto y textura recuerdan al de la carne. El seitán es la proteína del trigo: el gluten (que se encuentra en el embrión o germen del grano de trigo y es su parte más vital, de donde nacerá la nueva vida). Su aspecto es de una bola, de tamaño como un puño, de
color marrón. 
Sus propiedades: 1. Con un alto contenido en proteínas (aprox. un 24% de su peso total), el seitán es un alimento más suave y digestivo que los alimentos ricos en proteínas, como la carne, los huevos o la leche. 2. Es bajo en calorías y en grasas. 3. No tiene colesterol y además ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre. 4. El seitán tiene más calcio y minerales que la carne. El seitán se puede hacer a la plancha, freír, rebozar, empanar, estofar, usar como base de albóndigas y croquetas, libritos de queso, etc.

¿Sabías que el seitán por su alto contenido en proteínas es un excelente alimento para los deportistas, ya que les ayuda a desarrollar su musculatura? Asimismo, es ideal para los niños en época de crecimiento, ya que su organismo tiene una gran demanda de proteínas. También es muy adecuado para las personas mayores o con problemas digestivos, las que quieren adelgazar, los vegetarianos y en general para todas aquellas personas que desean cuidar y mejorar su salud.

Sushi

Preparar sushi es todo un arte. Sin embargo hacer sushi en casa puede ser muy divertido, aún cuando los resultados no sean siempre los esperados. Es el plato ideal para compartir con amigos un buen rato en la cocina.

Necesitas: un makisu (estera de bambú para hacer los rollitos), un cuchillo japonés (hocho) para cortar el pescado.
 
Ingredientes:

1. arroz de sushi
2. vinagre de arroz
3. algas nori
4. pescado fresco
5. vegetales como cebollino, pepino y aguacate
6. un poco de queso cremoso.
7. wasabi (pasta de rábano picante), que se puede conseguir ya preparado, o en polvo, al que sólo hay que añadir agua.
8. salsa de soja
9. jengibre encurtido
 
Preparación del Arroz:

Lavar el arroz. Este paso es muy importante, porque de él depende que el arroz quede bien. Debemos lavarlo bajo el chorro de agua hasta que se desprenda todo el almidón (hasta que el agua deje de salir turbia).
 
1. Colocar el arroz en el fondo de la cazuela y cubrirlo con agua. Poner la olla al fuego hasta que hierva.
2. Cuando hierva, taparlo y dejarlo hervir a fuego fuerte durante 2 minutos. Seguidamente dejarlo cinco minutos a fuego medio y finalmente 15 minutos a fuego lento.
3. Dejarlo enfriar durante 10 minutos tapado con un paño de cocina.
4. Cuando esté algo más frío, utilizar una espátula y revolver el arroz al tiempo que se le echa vinagre de arroz (Unos 75 ml son suficientes para medio kilo de arroz).

Preparación de los Rollitos de Sushi:

1. Cortar en tiritas los demás ingredientes, como el aguacate, la zanahoria, el queso cremoso, el salmón, el atún… y lo que tu imaginación decida.
2. Extender la esterilla de bambú sobre la mesa y colocar encima una hoja de alga nori.
3. Tomar un poco de arroz y presionarlo sobre el alga. Agregar arroz hasta que el alga quede cubierta (la capa de arroz no debe ser muy gruesa).
4. En uno de los extremos colocar los alimentos que serán el relleno de los rollitos.
5. Enrollar la esterilla pero ¡atención!: ésta no debe quedar enrollada en el rollito. El resto es fácil: desenrollar y cortar con un cuchillo mojado en agua. Y colocar los rollitos en un plato.

¡¡Buen Provecho!!