El sol y la salud I

A pesar de que vivimos en España y que no nos podemos quejar del buen tiempo, para muchos de nosotros, los meses de sol todavía parecen pasar demasiado rápido. Así que ¿por qué gastarlos con unas quemaduras de sol? Después de pasar 5 meses o más encerrados en edificios, protegiéndonos de la lluvia o del viento, cuando llega el primer rayo de sol, corremos a estirarnos en la playa, jugar al golf, subir montañas con la bici, hacer jardinería o simplemente hacer una barbacoa con la familia.
Es fácil “exagerar” el tiempo de exposición al sol cuando nos apetece tanto pasar tiempo al aire libre…. Especialmente cuando la piel está blanca por haber estado cubierta durante tantos meses y todavía no está acostumbrada al sol.
Hay varios cambios simples de estilo de vida que se pueden implementar para disminuir radicalmente los riesgos de quemaduras, como puede ser el elegir sabiamente los ácidos grasos esenciales a tomar, aumentar el consumo de verduras crudas llenas de antioxidantes protectores de la piel, y evitar las comidas preparadas y el azúcar.
Siempre puedes usar ropa para protegerte y evitar los daños de la piel provocados por los rayos del sol. ¡¡¡Empezando por una gorra!!! En efecto, con una gorra no hace falta ponerse las gafas de sol. Te puedes beneficiar de los 1500 rayos de sol al mismo tiempo que evitas la exposición al sol de la piel muy fina alrededor de los ojos, piel particularmente sensible y que envejece más rápidamente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *