El sol y la salud II

Si estás buscando otro modo de protección solar además de la ropa, hemos recopilado otras opciones que se adaptarán a ti y a tu familia. El potencial pernicioso del sol natural ha sido desmesurado últimamente. Esto es “gracias” a muchos médicos, instituciones de la Salud, publicidades/anuncios, expertos de la belleza, corporaciones, y unos buenos amigos que se preocupan por ti y quieren ayudarte. Todos dicen que uno se tiene que proteger o alejar completamente del sol porque el sol puede matar. ¡Pero eso no es cierto! Para empezar, hay muy poca evidencia científica para justificar las numerosas campañas preventivas de salud que instan a evitar el sol. ¡Pero evitar el sol, no tiene sentido! De hecho, el sol es saludable. ¡Es bueno para ti! Una exposición larga y excesiva al sol puede aumentar el riesgo de cierto tipo de cáncer de la piel. Pero una exposición moderada es menos peligrosa que una exposición esporádica. Además, hay muchas evidencias de que la exposición al sol sin quemaduras reduce el riesgo de melanoma (el tipo de cáncer más mortal) significativamente. Por lo cual, vale más una exposición segura e inteligente! La luz ultravioleta del sol viene en dos ondas principales – UVA y UVB. Es importante que entiendas la diferencia entre las dos, y los factores de riesgo de cada una. Piensa en UVB como el “buen amigo” – aunque, por supuesto, no se puede eliminar a UVA cuando te expones al sol. UVB ayuda a la piel a producir vitamina D. Por otro lado, los rayos UVA constan como el “enemigo”; penetran la piel más profundamente y causan más daño a los radicales libres. También, los rayos UVA son bastante constantes durante todas las horas del día de todo el año. Los rayos UVB tienen menos intensidad por la mañana y la tarde, y son más fuertes al mediodía. Entonces, si estás afuera por las mañanas o por las tardes, estás expuesto a mayores cantidades de rayos UVA (enemigo) que UVB (buen amigo). Por lo cual no se produce vitamina D. Además, si no proteges tu piel y este es el único consumo de sol, el riesgo de cáncer aumenta. Notamos el potencial aún más pernicioso de los UVA durante un día nublado. ¿Quién no ha experimentado una quemadura abrasadora después de un día sin sol? Piensas que no hace falta protegerte ya que el sol está invisible, pero los rayos UVA traspasan las nubes y la polución y causan severos daños a la piel. Llevar protector solar sobre la piel desnuda bloquea la producción natural de vitamina D de tu cuerpo. De hecho, está confirmado que las lociones protectoras de sol reducen la producción de vitamina D de un 97.5 a un 99%. Con un índice tan elevado hay que contar con consecuencias de salud muy nefastas. La vitamina D tiene un papel crucial en la salud general y el bienestar de una persona. Por ejemplo, es conocida por: Sostener la salud del sistema cardiovascular, promover los niveles de colesterol óptimos, realzar la fuerza muscular, ayudar a producir una presión arterial óptima, ayudar a mantener un sistema inmunológico fuerte, sostener la salud de los riñones, promover la salud dental y ayudar a mantener los huesos fuertes y sanos. Aunque se puede obtener vitamina D de alimentos naturales, los expertos están de acuerdo en una cosa: ¡LA LUZ NATURAL ES LA MEJOR MANERA DE OBTENER TU VITAMINA D! ¿Por qué? Porque en el momento que los rayos ultravioletas del sol tocan la piel, el cuerpo es programado para producir su propia vitamina D natural. Y aún mejor, el cuerpo produce la forma más activa de vitamina D que existe – el calciferol también conocido como la Vitamina D3. La vitamina D3 es la forma exacta que el cuerpo necesita para el buen funcionamiento de sus órganos y células. Y afortunadamente para todos nosotros, nuestro cuerpo genera automáticamente suficiente vitamina D sin ningún riesgo de sobredosis. Sabe exactamente cuando detener la producción de vitamina D antes de llegar a niveles tóxicos. Sin embargo, niveles altos de vitamina D obtenidos solamente por suplementos orales pueden tardar 6 meses o más en estabilizarse. Por eso, no es muy recomendable tomar pastillas de suplementos de vitamina D. Si tomas pastillas de éstas, necesitas hacer un análisis de sangre regularmente para evitar la toxicidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *