La idea más grande

Un resbalón en una acera mojada, es poca cosa. Les pasa a muchos.

Una caída de una escalera es poca cosa. Les pasa a muchos.

Una caída o resbalón produce una SUBLUXACIÓN. Una subluxación es poca cosa. La presión corta el flujo de los impulsos mentales. El deterioro es poca cosa. El deterioro produce enfermedad al cuerpo y a la mente. Es demasiado para el hombre.

Multiplica este hombre enfermo por mil y controlarás el malestar de un pueblo entero. Multiplica este hombre enfermo por un millón y obtienes el patrón del malestar físico y mental de una ciudad entera. Multiplica este hombre enfermo por treinta millones y tienes la previsión del malestar físico y mental de todo un país.

Así que el resbalón, la caída, la SUBLUXACIÓN, la presión, el flujo de los impulsos mentales y la enfermedad son bastante grandes para controlar los pensamientos y acciones de todo un país.

Coges a un hombre. Un hombre es poca cosa. Este hombre se hace un ajuste. El ajuste es poca cosa. El ajuste reemplaza la subluxación. La subluxación es poca cosa. Corregida la subluxación se libera el flujo de los impulsos nerviosos. Es poca cosa. La presión liberada devuelve al hombre su salud. Estos es una gran cosa para él.

Multiplica este hombre sano por mil y tienes el bienestar físico y mental de un pueblo. Multiplica este hombre sano por un millón y aumentas la eficiencia de una ciudad. Multiplica este hombre sano por ciento treinta millones y obtendrás una sociedad más sana, más rica y con un futuro mejor.

Así que el ajuste quiropráctico que corrige la subluxación y libera la presión sobre el flujo de los impulsos nerviosos mejora la salud y es bastante grande para modificar los pensamientos y acciones del mundo entero. Es una gran cosa.

Tener esta idea, la de AJUSTARSE, es la mejor idea. Puede corregir la causa de la enfermedad, es una de las mejores ideas conocidas.

Sin ella la sociedad cae, con ella la sociedad se levanta.

Esta idea es la más GRANDE que conozco.

B.J. PALMER Quiropráctico 1944

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *