La quiropractica y la fertilidad

El ciclo menstrual femenino es una serie de acontecimientos durante los cuales un óvulo maduro sale del ovario hacia el interior del aparato reproductor cada 28-32 días.

En el aparato reproductor se produce una serie de cambios destinados a preparar la fertilización. Las variaciones hormonales que se observan durante el ciclo son las responsables de estos cambios, así como del posible embarazo. Algunas de las partes del cuerpo que intervienen en el ciclo menstrual son el cerebro, la glándula pituitaria, el útero y cuello uterino, los ovarios, las trompas de Falopio, y la vagina. Unos químicos del cuerpo llamados hormonas suben y bajan de nivel durante el mes, y causan el ciclo menstrual. Los ovarios generan dos hormonas femeninas importantes: el estrógeno y la progesterona. Otras hormonas que intervienen en el ciclo menstrual son la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH), generadas por la glándula pituitaria.

La menstruación es parte del ciclo menstrual, que ayuda al cuerpo de la mujer a prepararse todos los meses para un eventual embarazo. El ciclo comienza el primer día del período. El ciclo menstrual promedio dura 28 días, sin embargo, un ciclo puede durar de 23 a 35 días. Durante la primera mitad del ciclo menstrual, los niveles de estrógeno crecen y hacen que el
recubrimiento del útero crezca y se ensanche. Como resultado de la hormona foliculoestimulante, un óvulo empieza a madurar en uno de los ovarios. Alrededor del día 14 de un ciclo típico de 28 días, un aumento en la hormona luteinizante hace que el óvulo abandone el ovario. A esto se le llama ovulación.

Durante la segunda mitad del ciclo menstrual, el óvulo comienza a desplazarse a través de la trompa de Falopio hacia el útero. Aumentan los niveles de progesterona, lo que ayuda a preparar el recubrimiento del útero para el embarazo. Si un espermatozoide fertiliza al óvulo, y éste se adhiere a la pared del útero, la mujer queda embarazada. Si el óvulo no es fertilizado, se disuelve o es absorbido por el cuerpo. Si no se produce el embarazo, los niveles de estrógeno y progesterona decrecen, y el recubrimiento ensanchado del útero es liberado durante el período menstrual.

Anatómica y Fisiológicamente se puede considerar el sistema reproductor femenino constituido por tres elementos básicos. El Hipotálamo, la Hipófisis y los ovarios. La interrelación dinámica existente entre estos tres órganos posibilita la característica periodicidad del ciclo sexual femenino normal. Las modificaciones morfológicas y endocrinas que acontecen en cada ciclo femenino constituyen así la consecuencia natural de la capacidad reproductora de la especie. 


El hipotálamo es una glándula que forma parte del cerebro, y se sitúa por debajo del tálamo. Libera al menos nueve hormonas que actúan como inhibidoras o estimulantes en la secreción de otras hormonas en la hipófisis anterior, por lo que se puede decir que trabaja en conjunto con este. Una de las funciones más importantes del hipotálamo es la de hacer el vínculo entre el sistema nervioso y el sistema endocrinólogo a través de la hipófisis. Suele considerarse el centro integrador del sistema nervioso vegetativo o autónomo, dentro del sistema nervioso central. También se encarga de realizar funciones de integración somato-vegetativa. Regula la homeostasis del organismo en conjunto con la hipófisis, por medio de un sistema de retroalimentación negativo (temperatura corporal, hambre, sed, cansancio, ira y ciclo menstrual).

Cualquier anomalía que altere el normal funcionamiento entre el hipotálamo, la hipófisis y los ovarios, es decir, entre elsistema nervioso y el sistema endocrinólogo, determinará una alteración en la secreción hormonal y paralelamente un trastorno en la fertilidad.
 
Podemos dividir las anomalias del ciclo menstrual entre: 

Síndrome Pre-Menstrual:
Trastorno caracterizado por nerviosismo, inestabilidad emocional, ansiedad, depresión y posibles cefaleas, edemas y mastalgias. Ocurre durante los 7-10 días previos a la menstruación y desaparecen habitualmente unas pocas horas después del inicio del flujo menstrual.

Amenorrea:
La amenorrea primaria, es el fallo del inicio de la menstruación, acompañado de un crecimiento insuficiente y ausencia de caracteres sexuales secundarios, o también puede ser una pubertad tardía. La amenorrea secundaria se produce cuando las mujeres con períodos menstruales normales dejan de menstruar durante 6 meses o más. La causa de las pérdidas de menstruación cíclica puede ser un trastorno del hipotálamo, de la hipófisis, de los ovarios, y de otras glándulas. 
Menorragia:
La menorragia es un sangrado menstrual excesivo o prolongado producido por una descamación endometrial anormal.

Dismenorrea:
La dismenorrea es un sangrado menstrual muy doloroso producido por exceso de contracciones uterinas.
La Quiropráctica cuida el sistema nervioso. El doctor en Quiropráctica detecta y corrige las interferencias nerviosas o subluxaciones a fin de reconectar el cerebro con el resto del cuerpo, permitiendo así el buen funcionamiento de cada órgano. Hemos visto más arriba que el ciclo menstrual de la mujer está directamente relacionado con el sistema nervioso – ya que el autor principal del ciclo, “el hipotálamos”, es un órgano del sistema nervioso. Una interferencia en el sistema nervioso impide el hipotálamos mandar su información al sistema endocrinólogo, las hormonas no pueden ser secretadas y veremos la aparición de un trastorno en el ciclo sexual femenino.

Sin embargo, la Quiropráctica no cura a nadie de nada. Pero ha comprobado varias veces que el restablecimiento de una función neural óptima a través de ajustes quiroprácticos específicos contribuye a la mejora de la homeostasis y de la adaptación fisiológica permitiendo al cuerpo expresar un nivel de Salud más alto. La Quiropráctica ayuda a reducir los dolores durante la regla.
45 mujeres que sufrían severas molestias menstruales participaron en un estudio el cual incluía un grupo experimental, otro placebo (de control). Los resultados indicaron una mejoría significante en el grupo ajustado comparado con el grupo placebo, y donde las mujeres dijeron haber eliminado el dolor y las molestias causadas por la dismenorrea primaria.
Otro estudio consistía en 15 mujeres de 22 a 65 años.11 de ellas nunca habían tenido un hijo, 2 habían tenido un embarazo sin ayuda medical, una había tenido un embarazo con ayuda medical y una había tenido un aborto. En este mismo grupo, 9 mujeres habían seguido un tratamiento para la fertilidad, y 4 estaban todavía bajo tratamiento cuando empezaron el cuidado quiropráctico. Cada paciente presentaba interferencias nerviosas pero el cuidado quiropráctico era diferente para cada mujer ya que la técnica utilizada y el doctor en quiropráctica eran diferentes para cada paciente. Sin embargo, TODOS trabajaron sobre el sistema nervioso quitando las subluxaciones vertebrales. Los resultados del estudio enseñaron que aunque muchas de estas mujeres habían intentado quedarse embarazadas desde mucho tiempo, TODAS lo lograron entre 2 y 20 meses después de empezar con el cuidado quiropráctico.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *