¿… sabías que la postura se relaciona con tu estado de salud?

  

  • Nuestra postura afecta y modera cada una de las funciones fisiológicas, desde la respiración hasta la producción hormonal.
  • La postura y fisiología normal están interrelacionadas.
  • Una postura incorrecta es evidente en pacientes con
    enfermedades crónicas  y enfermedades
    relacionadas con el estrés.
  • El funcionamiento del sistema nervioso y la homeostasis
    (proceso de regulación del medio interno, para mantener estables y constantes
    las condiciones del mismo,  adaptándose a
    los cambios del medio en el cual se encuentra), están íntimamente relacionadas con
    la postura.

A pesar de la considerable evidencia de que la postura
afecta fisiológica y funcionalmente al organismo, la influencia de la postura
sobre la salud no se aborda por la mayoría de los médicos(1).

Referencia:  (1) Lennon, J. American Journal of Pain Management. Jan 1994


“El inicio del proceso
de una enfermedad, comienza con una distorsión postural”
 Dr. Hans Seyle, propuesto en 10 ocasiones para el
Premio Nobel de Medicina

Hoy hablaremos de una de las causas principales de sufrir dolores de espalda, que es la mala postura al sentarse.



Hoy en día pasamos muchas horas sentados,  en trabajos en los que inevitablemente hemos
de permanecer sentados la mayoría del tiempo, frente al ordenador y normalmente
cuando llegamos a casa nos tiramos de cabeza al sofá, en el que pasamos horas,
adoptando posturas incorrectas, por lo que la columna sufre de manera
constante.


Si nos sentamos con la cadera adelantada, curvamos de manera
excesiva la columna y contraemos la musculatura de los muslos y
del cuello. A largo plazo los músculos pierden elasticidad y nuestra postura al
caminar o al estar de pié van alterándose.
Lo correcto sería sentarse de forma erguida, relajando los
abdominales y sintiendo como la musculatura lumbar se activa. Podemos usar
cojines lumbares para ayudar en la curvatura correcta. Esto también tendrá
consecuencias saludables en la posición de nuestros hombros, que pasarán de
estar protuidos, es decir rotados hacia adelante, a estar en posición neutra,
permitiendo que los músculos del cuello y los hombros se relajen.
Otra mala costumbre que afecta a nuestra postura  al sentarnos es cruzar las piernas. Esto afecta
a la estabilidad de la pelvis, haciendo que una de las caderas aumente su nivel
con respecto a la otra. Nuestra pelvis es la base donde se asienta la columna,
si nuestra base está torcida, la columna tendrá que adaptarse a esos cambios y al
mismo tiempo cambiará nuestro centro gravitatorio, afectando nuestro equilibrio
y agilidad.
Posturas incorrectas como estas,  producen a la larga y de forma irremediable
dolor lumbar, de cuello y hombros. Males asociados a un estilo de vida
sedentario.
El sedentarismo prolongado causa daño en los discos
intervertebrales, debilitándolos al permanecer contraídos durante largos
periodos de tiempo. En ciertas zonas propensas  de la columna, si el disco es aplastado de
forma repetida, se empieza a fisurar y deja escapar una parte de los tejidos
internos del disco, en este caso hablaríamos de la formación de una hernia discal.
Por lo tanto aunque tengamos que pasar largas horas sentados
debido a nuestro trabajo, es importante ser conscientes de cuidar nuestra
postura al máximo, levantarnos aproximadamente cada hora, caminar y hacer
sencillos ejercicios de estiramientos…, y mientras tanto tengamos estos consejos ergonómicos en cuenta:


Estamos diseñados para movernos…, el movimiento de la musculatura activa la
circulación y esto hace que el cerebro libere sustancias químicas que mejoran
nuestro estado anímico. Mientras que la musculatura en reposo enlentece la
actividad cerebral y por lo tanto también afecta a nuestro ánimo. Vamos a movernos…, usemos las escaleras en lugar del ascensor y hagamos una vida algo más activa
La salud está ligada a la higiene postural y es por ello por
lo que los quiroprácticos decimos “cuida de tu columna y ella cuidará de tu salud”. La columna
vertebral necesita ajustes quiroprácticos con
regularidad, para mantener la correcta funcionalidad, flexibilidad y movilidad necesaria.

“ El 90% de los estímulos y nutrientes que recibe el cerebro es generado por el movimiento de la columna vertebral”  Dr. Roger Sperry – ganador del Premio Nobel de la investigación del cerebro en 1981-





0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *