Entradas

La depresión y la quiropractica

La Depresión es un trastorno emocional que normalmente se trata a través de psicólogos para «entender» e intentar deshacer las ideas, los pensamientos, etc., que desencadenan y mantienen a la persona «deprimida.»

La Quiropráctica puede ser muy útil para la persona con depresión. Lo importante es entender lo siguiente: Toda emoción está representada en el cuerpo por la química. La química que se produce es una reacción del cuerpo físico a una idea mental; esta producción química es lo que la persona experimenta en forma de emociones. El sistema archiva las emociones en los procesos químicos que repercuten, sobre todo, en los tejidos; esto se llama Somatización. La Quiropráctica «suelta» esta somatización para frenar el ciclo vicioso y ayuda a que la persona «salga» del agujero negro que la mantiene deprimida.

La comunicación de la mente con el cuerpo es de doble vía, es decir, la mente afecta al cuerpo y el
cuerpo afecta a la mente. Un estado emocional que persiste crea patrones a través de senderos de información neuroquímicos. Poder deshacer estos patrones en el cuerpo ayuda muchísimo a conseguir eliminar los síntomas de la depresión y puede acortar muchísimo el tiempo en que el paciente está bajo tratamiento.

Con la mejoría, la persona puede, bajo la supervisión de su médico, reducir -y en muchos casos eliminar- el medicamento, porque los patrones se reducen o se eliminan y no suelen haber recaídas.

La depresion

La depresión (del latín depressus, que significa ‘abatido’, ‘derribado’) es un trastorno del estado de ánimo que en términoscoloquiales se presenta como un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente. El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: la tristeza patológica, el decaimiento, la irritabilidad o un trastorno del humor que puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vitalhabitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida. Aunque ése es el núcleo principal de síntomas, la depresión también puede expresarse a través de afecciones de tipo cognitivo, volitivo o, incluso, somático. Las cifras de prevalencia de la depresión varían dependiendo de los estudios, en función de la inclusión tan sólo detrastornos depresivos mayores o de otros tipos de trastornos depresivos.

En general, se suelen recoger cifras de prevalencia en países occidentales de aproximadamente 3% en la población general, para trastorno depresivo mayor, y una incidencia anual del 1 al 2 por mil.

Todos los estudios coinciden en que la prevalencia es casi el doble en la mujer que en el hombre, y que algunos factores estresantes vitales, como el nacimiento de un hijo, las crisis de pareja, el abuso de sustancias tóxicas (principalmente alcohol) o la presencia de una enfermedad orgánica crónica, se asocian a un riesgo incrementado de desarrollar un trastorno depresivo mayor.

El origen de la depresión es complejo, ya que en su aparición influyen factores genéticos, biológicos y psicosociales. Hay evidencias de alteraciones de los neurotransmisores, citoquinas y hormonas que parecen modular o influir de forma importante sobre la aparición y el curso de la enfermedad. La psiconeuroinmunología ha evidenciado trastornos en el eje hipotálamo-hipofisario-adrenal relacionados con las citoquinas, así como alteraciones inmunológicas asociadas a neurotransmisores en el trastorno depresivo mayor (por ejemplo, se reducen el número de transportadores de serotonina en linfocitos de sangre periférica de pacientes deprimidos). Esto parece apuntar a una fuerte relación entre la serotonina y el sistema inmune en esta patología.