Entradas

Quiropráctica contra dolor de cuello y espalda: El estudio holandés, 1992

Este estudio fue realizado por investigadores independientes financiados por el gobierno de Holanda y el Consejo Nacional Holandés de Aseguradores Sanitarios. Se estudiaron 256 pacientes con dolor crónico de cuello y/o espalda divididos aleatoriamente en cuatro grupos y sometidos a cuatro tratamientos distintos:
  • Tratamiento médico general: medicación, reposo en cama, consejos posturales y ejercicios.
  • Tratamiento manual (quiropráctico): manipulaciones y movilizaciones.
  • Tratamiento fisioterapéutico.
  • Tratamiento placebo: reconocimiento médico y ultrasonidos con aparato desconectado.

Resultados:

  • A los 6 meses y 12 meses los pacientes tratados con terapia quiropráctica y fisioterapia obtuvieron mejores resultados que los de tratamiento médico o placebo.
  • Dentro de los de terapia manual y fisioterapia, los de terapia quiropráctica obtuvieron de manera consistente mejores resultados que los de fisioterapia y además recibieron menor número de tratamientos.
  • Los investigadores encontraron que los pacientes tratados con terapia quiropráctica también obtuvieron mejores resultados a largo plazo y ayudó más a restaurar la función de la columna.
Bibliografía:
Koes BW et al: “A Blinded Randomised Clinical Trial of Manual Therapy and Physiotherapy for Chronic Back and Neck Complaints: Physical Outcome Measures.” J. Manip. Physiol. Ther. 15 (1): 16-23, 1992.

Quiropráctica y dolor lumbar: El estudio de la Universidad de Saskatchewan, 1985

En 1985 se realizó un estudio en la Universidad de Saskatchewan, Canadá, y publicado en la revista científica Médico de Familia Canadiense (Canadian Family Physician). Fue liderado por Kirkaldy-Willis WH y Cassidy JD. Kirkaldy-Willis es un reconocido cirujano ortopédico, profesor emérito de la facultad de medicina de Saskatchewan (Canadá) y autor del texto “Managing Low-Back Pain” (Tratamiento del dolor lumbar), publicado por Churchill Livingstone, Inc., New York, 1983.
En él se estudiaron 283 pacientes que “no habían respondido a tratamiento médico conservador previo o cirugía” y que estaban clasificados como minusvalía total:

  • El estudio reveló que con el tratamiento manipulativo (quiroporáctico), el 81% de los casos quedaron “asintomáticos o en un estado de síntomas leves intermitentes sin restricciones para trabajar”.

Bibliografía:
Kirkaldy-Willis WH, Cassidy JD:”Spinal Manipulation in the Treatment of Low-Back Pain”. Can Fam Phys 31: 535, 1985.

Estudio del new England Journal of Medicine, 1995

Este estudio encontró que los pacientes de dolor lumbar tratados por quiroprácticos estaban significativamente más satisfechos que los tratados por médicos generales, traumatólogos o facultativos de igualatorio médico.

  • Los pacientes de quiroprácticos, en comparación con los otros mencionados, manifestaron que la información que recibieron era excelente (47.1% vs. 30.3%), que se les realizó un detallado examen (96.1% vs. 79.9%)
  • Que la causa de su problema había sido debidamente explicada (93.6% vs. 74.6)
  • Y que la satisfacción con el tratamiento de su problema de columna era excelente (52.1% vs. 31.5%).

Bibliografía:
Carey, T.S., Garrett, J., Jackman, A., Mclaughlin, C., Fryer, J., Smucker, D.R. (1995) «The Outcomes and Costs of Care for Acute Low Back Pain Among Patients Seen By Primary Care Practitioners, Chiropractors, and Orthopaedic Surgeons», New England Journal of Medicine, Vol. 333, pp. 913-917.

Guías nacionales para dolor lumbar

Guías nacionales para dolor lumbar de: la Agencia para la Politica Sanitaria e Investigación de EE.UU. (AHCPR), Colegio Real de Médicos Generales de GB, Gobierno Neocelandés y Gobierno de Dinamarca.
En 1994 la Agencia para la Política Sanitaria e Investigación (Agency for Health Care Policy and Research) publicó las guías clínicas para profesionales de la salud (1) para el tratamiento del dolor lumbar realizadas por un panel multidisciplinario de expertos seleccionados y patrocinados por el gobierno de los EE.UU.. En 1996, también el gobierno del Gran Bretaña realizó sus guías (2) a través del Colegio Real de Médicos Generales (Royal College of General Practitioners). En 1997 lo hizo el gobierno de Nueva Zelanda (3) a través del Comité de Salud Nacional, y en 1999 también lo hizo el gobierno Dinamarca (4) a través del Panel Nacional de Salud para la prevención y tratamiento del dolor lumbar.
  • Todas las guías clínicas gubernamentales desarrolladas hasta la fecha, realizadas por expertos que estudiaron la literatura científica internacional sobre el dolor lumbar coinciden en que la manipulación de la columna es apropiada como tratamiento de primera línea para la mayoría de pacientes con dolor lumbar agudo.
  • También establecían que el descanso o “esperar a ver si pasa” como tratamiento es contraproducente así como la aplicación de calor.
  • No recomendaban el uso de anti-inflamatorios esteroideos para el dolor lumbar.
(1) Bigos S, Bowyer O, Braen G, et al. Acute low-back problems in adults. Clinical practice guidelines no. 14. Rockville, Maryland: Agency for Health Care Policy and Research, Public Health Service, US Department of Health and Human Services, 1994; AHCPR Publication No. 95-0642.
(2) Rosen M, Breen A, et al. Management guidelines for back pain. Appendix B In: Report of a clinical standards advisory group committee on back pain. London, England: Her Majesty’s Stationary Office (HMSO), 1994.
(3) New Zealand Acute Low-Back Pain Guide, and Guide to Assessing Phychosocial Yellow Flags in Acute Low-Back Pain. Accident Rehabilitation and Compensation Insurance Corporation of New Zealand and The National Health Committee, Wellington, New Zealand, 1997.
(4) Manniche C et al. Low-Back Pain: Frequency Management and Prevention from an HDA Perspective. Danish Health Technology Assessment 1999; 1 (1).