Tratamiento a los dolores de cabeza

El tratamiento más común para los dolores de cabeza, incluyendo las migrañas, es generalmente el uso de analgésicos u otros medicamentos. Los pacientes gastan cientos de millones cada año en remedios para el dolor de cabeza. La aspirina y los sustitutos de la aspirina son los remedios más frecuentes considerados suaves. Otros compuestos más potentes como la codeína, el tartrato de ergotamina, el sulfato de fenelcina, y el maleato de metisérgido, se recetan para combatir dolores más intensos. No obstante, el empleo de narcóticos siempre aumenta el riesgo de crear dependencia o adicción, además de cambiar la química del cuerpo y crear un desequilibrio interno.

LA SOLUCIÓN DEL QUIROPRÁCTICO

Pese a lo que pudiera parecer, un dolor de cabeza no es un dolor del cerebro. El cerebro, así como la mayoría de las membranas y la masa ósea que lo rodea, no están capacitados para sentir dolor. La culpa es, por así decirlo, de la estructura sensible de la cabeza. Es decir, las arterias del cerebro y del cráneo, las venas, y la duramadre, tejido que cubre el cerebro, así como ciertos nervios llamados nervios craneales. Por lo general, si éstos se infectan, se fuerzan, se inflaman, o se someten a una tensión excesiva, el resultado es un molesto dolor de cabeza.

El quiropráctico trabaja sobre el sistema nervioso. Si, como es el caso en gran número de cefaleas/migrañas, las cervicales superiores estan fuera de su sitio y/o bloqueadas, los nervios craneales pueden inflamarse y causar síntomas. Mediante ajustes vertebrales, restablece la posición normal de las vertebras y el flujo normal de información del cerebro al resto del cuerpo.

INVESTIGACIONES

“Los efectos de la manipulación (mediante la técnica Toggle Recoil) para los dolores de cabeza con mal funcionamiento de las cervicales superiores: un estudio piloto.”

Se seleccionaron 26 pacientes para diseñar una serie de análisis continuados (6 semanas): 16 mujeres con una media de edad de 42,1 y 10 hombres de 52,1 años. Todos tenían dolores de cabeza crónica (más de 3 meses) con mal funcionamiento de las articulaciones cervicales superiores (C1 y C2). Todos recibieron 4 ajustes cervicales con la técnica Toggle Recoil durante un periodo de 2 semanas.

Los resultados se midieron según la historia de dolor de cabeza estandarizado, cuestionarios diarios sobre la duración de la prueba, midiendo frecuencia e intensidad del dolor de cabeza, placas sencillas con radiografías cervicales y manipulación dinámica. Los resultados muestran consecuencias estadísticamente significativas que indican cambios en la frecuencia, duración e intensidad de los dolores de cabeza, en todos los pacientes excepto en dos casos. La duración total de los dolores de cabeza descendió de 110 horas antes del tratamiento a 25 horas después del tratamiento, una disminución del 77%. La marca general para la intensidad cayó de 55 a 22 –un 60% de mejoría en el dolor sentido. La frecuencia de los dolores de cabeza durante un periodo de 2 semanas cayó de 18 a 7, una mejoría del 62%.
Fuente: Whittingham W., Ellis W.B., Molyneux T.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *