Entradas

La quiropractica y el deporte

Es importante identificar y resolver rápidamente cualquier problema
neuro-músculo-esqueletal, cualquier disfunción o cualquier deficiencia
orgánica ya que dichos trastornos pueden impedir seguir practicando un
deporte al provocar una lesión o una enfermedad que se podía haber
evitado.
La práctica de un deporte exige estar en las mejores condiciones
posibles para que el cuerpo pueda funcionar a pleno rendimiento. Eso lo
saben particularmente los deportistas profesionales, y por esa razón, en
los países donde la quiropráctica está más desarrollada, sobre todo en
los Estados Unidos, los atletas de alto nivel y los equipos olímpicos
suelen estar bajo cuidado quiropráctico.
Es importante integrar los ajustes quiroprácticos como parte de la
rutina del cuidado físico, preferentemente desde la infancia o
adolescencia, cuando el joven empieza a aficionarse a la práctica de un
deporte.

El ajuste específico que realiza el doctor en Quiropráctica a sus
pacientes elimina las interferencias del sistema nervioso localizadas
principalmente en la columna vertebral. Los ajustes podrán realizarse,
tanto en la columna vertebral y cráneo, como en otras articulaciones o
tejidos del cuerpo. El ajuste es la presión o impulso, muy preciso y
específico, destinado a corregir la incorrecta posición de una vértebra.
La formación de un Quiropráctico es universitaria (de 4 a 6 años).

Los deportistas pueden encontrar en el cuidado quiropráctico la ayuda
que precisan para recuperarse de lesiones derivadas de la práctica de
su deporte. Pero más importante todavía para el deportista es la
capacidad que tiene el quiropráctico para intervenir, con total
independencia de la presencia o no de síntomas particulares, optimizando
el rendimiento del organismo. Y cuando la victoria se mide en
centésimas de segundo, se entiende el interés particular de los atletas
profesionales por la quiropráctica.
Tiger Woods: «Estuve yendo a quiroprácticos desde que me acuerdo. Es muy importante para mi entrenamiento así como practicar mi swing».

Evander Holyfield: «Necesito realizar un ajuste
antes de subir al ring. Realmente creo en la quiropráctica. Acudiendo al
quiropráctico tres veces por semana mi rendimiento mejora. La mayoría
de los boxeadores van para mantenerse en lo más alto».

Lance Armstrong: «No hubiera ganado sin la ayuda de mi quiropráctico».

Desde
que el Doctor en Quiropráctica Jean Pierre Meersseman se ha convertido
en el responsable del equipo médico del AC Milán, se han reducido las
lesiones en más de un 90% y ha ayudado a Paulo Maldini a seguir jugando
hasta ¡pasados los 40 años!

Los beneficios del deporte sobre la salud física y mental

En la
actualidad parece claramente demostrado que mientras que el sedentarismo supone
un factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades crónicas, el
llevar una vida físicamente activa produce numerosos beneficios, tanto físicos
como psicológicos, para la salud. 
No es fácil definir el término
salud ya que cada persona tiene una percepción y vivencia personal de ella,
dependiendo de lo que cada uno considera normal, del nivel socioeconómico,
religión, forma de vida y cultura, la cual aporta el patrón que define la forma
de estar o de ser sano. Muchas definiciones hacen referencia a la ausencia de
enfermedad como concepto de salud, como por ejemplo la de Samuel Johnson en su
Diccionario (1775), que dice que la salud «consiste en estar robusto, ileso
o carente de malestar, dolor o enfermedad». Según la O.M.S. (Organización
Mundial de la Salud), la salud se puede definir como «el estado de
completo bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de
enfermedades».  Una de las
motivaciones para la realización de ejercicio físico es la búsqueda de ese
estado de bienestar.
¿Qué entendemos por actividad física?
Durante nuestra infancia y
adolescencia la mayoría de nosotros mantiene un nivel de actividad física más
que suficiente a través del juego y de diferentes actividades deportivas. Pero
las oportunidades de realizar ejercicio físico se reducen a medida que nos
hacemos adultos. 
El cuerpo humano ha sido diseñado
para moverse y requiere por tanto realizar ejercicio de forma regular para
mantenerse funcional. Actividad física es todo movimiento corporal producido
por los músculos y que requiere un gasto energético. Ejercicio físico es un
tipo de actividad física que se define como todo movimiento corporal
programado, estructurado y repetitivo realizado para mejorar o mantener uno o
más de los componentes del estado de forma física. Cuando el nivel de actividad
física no alcanza el mínimo necesario para mantener un estado saludable, se
habla de sedentarismo. 
El Dr. K. H. Cooper define el ejercicio
físico como «el método para poner más años en su vida y más vida en sus
años».
Lo mínimo recomendado es…
En el
V Congreso Español de Nutrición Comunitaria se ha destacado la importancia de
la realización de actividades deportivas para el desarrollo físico, psíquico y
social. Además, el deporte colabora en la prevención de muchas enfermedades
como la obesidad, la hipertensión y la diabetes. Realizar ejercicio físico
moderado es beneficioso para mantener el cerebro sano y prevenir enfermedades  neurodegenerativas. Pero para obtener estos
resultados tenemos que ser constantes en su práctica pero, ¿cómo debería ser?
¿Con qué frecuencia?
Los
programas de actividad física deben proporcionar relajación, resistencia,
fortaleza muscular y flexibilidad. Lo ideal sería practicarlo un mínimo de 3
veces por semana, siendo cada sesión de más de 40 minutos. Una clase perfecta
sería la que combinara un 95 % de ejercicio aeróbico ligero- medio y un 5% de
ejercicios de intensidad media- alta. Trabajo de fortalecimiento abdominal,
estiramientos y ejercicios de coordinación y equilibrio sería un programa  acertado.
Principales Beneficios del deporte
Si
concretamos más, podemos afirmar que los principales beneficios sobre el
metabolismo son:
–         
Se aprovecha más el oxígeno que llega al organismo a
través de la circulación.
–         
Aumenta la actividad de las enzimas musculares.
–         
Aumenta el consumo de grasas durante la actividad física
con lo que contribuye a la pérdida de peso.
–         
Ayuda a disminuir el colesterol LDL (“malo”) y aumentar
el colesterol HDL (“bueno”).
–         
Mejora la tolerancia a la glucosa por lo que favorece el
tratamiento de la diabetes.
–         
Colabora en el mantenimiento de una vida sexual plena.
–         
Mejora en el sistema inmunológico.
–      Fortalece los huesos, cartílagos, ligamentos, tendones, etc…contribuyendo
a una mejor calidad de vida y grado de independencia, especialmente entre las
personas de edad.
–         
Disminuye problemas gástricos y el riesgo de cáncer de
colon
Los
beneficios principales sobre el corazón son:
–         
Disminuye la frecuencia cardíaca en reposo por lo que
“gasta” menos energía para trabajar.
–         
Estimula la circulación favoreciendo la “alimentación”
del corazón.
–         
Contribuye a la reducción de la presión arterial.
–         
Previene la aparición de infartos, ya que disminuye la
formación de coágulos dentro de las arterias.
–         
Aumenta la circulación en todos los músculos.
–         
Mejora el funcionamiento venoso previniendo la aparición
de varices.
     
El
ejercicio físico también,  mejora la
función mental, la autonomía, la rapidez, la memoria, la “imagen corporal” y la
sensación de bienestar, se produce una estabilidad mental caracterizada por el
optimismo, la euforia y la flexibilidad mental.  
Como habéis podido comprobar, realizar deporte ayuda y
mucho a mantener un cuerpo sano y este ejercicio debe de
complementarse con una alimentación basada en la Dieta Mediterránea. Además,
también pones en práctica tu propio afán de superación puesto que tu capacidad
de resistencia y de superar nuevos retos crece con la práctica del día a día.
En la medida en que más activo nos sentimos,
más energía tendremos para disfrutar de la vida e implicarnos al cien
por cien en nuestro presente.
¿Necesitáis
más razones?

Osteoporosis: deje de fumar y haga ejercicio

SUPRESIÓN DE HÁBITOS POCO SALUDABLES
Deje de fumar, en caso de hacerlo.
Igualmente, restrinja el consumo de alcohol. El exceso de alcohol puede causar daño a los huesos y aumentar el riesgo de sufrir caídas y fracturas de huesos.
EL EJERCICIO
Un artículo de “Medscape” propone el ejercicio físico como posible respuesta a la prevención de osteoporosis. Sabiendo que bajo un esfuerzo físico el cuerpo reacciona fortaleciendo las zonas usadas, usando los huesos a través del ejercicio se puede prevenir la pérdida de hueso; el ejercicio regular puede reducir la probabilidad de fracturas óseas en personas con osteoporosis.
Algunos de los ejercicios recomendados son:
  • Ejercicios de soporte de peso: caminar, trotar, jugar tenis, bailar
  • Ejercicios de resistencia: pesas libres, máquinas de pesas, bandas de caucho para estirar
  • Ejercicios de equilibrio: tai chi, yoga
  • Montar en bicicleta estática
  • Utilizar máquinas de remos
  • Evite cualquier ejercicio que ofrezca riesgo de caída o ejercicios de alto impacto que puedan causar fracturas.
LA MASA ÓSEA DE LA MUJER DEPENDE MÁS DEL EJERCICIO FÍSICO QUE DEL CALCIO
Un estudio realizado por el Colegio Universitario de Medicina de Hershey, Pensilvania (Estados Unidos), ha llegado a la conclusión de que la masa ósea de la mujer depende más del ejercicio físico practicado en la adolescencia que de la cantidad de calcio consumida.
Otra de las conclusiones de este estudio es que no influye la intensidad con la que se realiza el ejercicio sino su práctica diaria.
Fuente: DIARIO MÉDICO- Martes, 11 de julio de 2000

Por qué funciona la Quiropráctica en el Deporte

La Quiropráctica es una práctica innovadora que tiene una visión integral del organismo. El cuidado quiropráctico, al eliminar las subluxaciones, hace posible una comunicación fluida entre el cerebro y el organismo, para que la información fluya sin interferencias. Esta premisa, aplicada a la Quiropráctica deportiva, tiene como resultado la mejora y potenciación de los atletas, y la prevención de lesiones, ya que mejora íntegramente el funcionamiento del organismo.

El enfoque de la Quiropráctica sobre el sistema nervioso y la biomecánica de la postura permite al cuerpo funcionar al 100% y curarse a sí mismo. El proceso de curación siempre se produce desde dentro hacia fuera, pero diversos estudios científicos muestran que la Quiropráctica da un gran apoyo al cuerpo en este proceso de recuperación.

“La calidad de la curación es directamente proporcional a la capacidad del sistema nervioso de enviar y recibir los mensajes neurológicos.”
Journal of Neurological Science

Dado que los Doctores en Quiropráctica son expertos en la biomecánica humana, son muy concientes de la postura y los movimientos. Observando a un atleta en acción, el quiropráctico puede detectar y prevenir un problema estructural que puede conducir a lesiones y a un descenso del rendimiento. Las heridas son causadas muchas veces por una biomecánica inapropiada y un desequilibrio muscular en la espalda.

“La Quiropráctica es una parte indispensable de la carrera de cualquier atleta, así como de cualquier otra persona. En primer lugar somos seres humanos; luego atletas. En los atletas debemos identificar y resolver rápidamente cualquier problema neuro-músculo-esqueletal, cualquier disfunción, cualquier deficiencia orgánica o cualquier dificultad oculta. Los trastornos que no muestran síntomas son, a menudo, los más problemáticos. Lo que los atletas (o cualquier persona) no saben, es que lo que ocurre en su interior es lo que puede crear los problemas y lesiones más graves. No podemos basarnos en cómo nos encontramos para saber cómo estamos. A menudo los problemas que no aparecen a primera vista son los más graves, los que están a punto de estallar y que pueden poner fin a una carrera, al provocar una lesión o una enfermedad que se podía haber evitado.»
Jeffrey Spencer, Quiropráctico de Lance. Armstrong y Tiger Woods.

El estudio trata de comparar el tiempo de reacción de 2 grupos (un grupo de 10 pacientes quiroprácticos que reciben ajustes vertebrales regularmente para corregir subluxaciones, y otro grupo de personas que no reciben ningún cuidado quiropráctico). El tiempo de reacción se mide por ordenador en una prueba en que los participantes deben mover un cursor hacia un objetivo. Los resultados muestran que los que reciben ajustes vertebrales obtienen una importante mejora de su tiempo de reacción (>9,2 %), frente a un resultado muy inferior en el segundo grupo (>1,7%).
Conclusión: El cuidado quiropráctico mejora el tiempo de reacción. Los resultados del estudio sugieren que los ajustes vertebrales influyen en el comportamiento motor. Las implicaciones para los deportistas son enormes: es evidente que la Quiropráctica parece mejorar el rendimiento.
Los Ajustes Quiroprácticos mejoran el tiempo de reacción. JMPT, abril de 2006.